EDUCACIÓN

Una familia pide la reagrupación de tres hijos tras sufrir acoso escolar

Dos de los menores acuden a un colegio mientras la hermana tiene que quedarse en el colegio donde comenzó el «bullying»

Imagen del colegio Fray Albino
Imagen del colegio Fray Albino - ABC

La familia de Dolores Peña está atravesando una situación crítica desde hace algún tiempo. El hijo mayor de esta madre cordobesa, de 13 años de edad, sufrió acoso escolar durante el pasado curso por parte de unos alumnos del instituto Santa Rosa de Lima. Una situación que llevó a los padres del joven a pedir el traslado de centro escolar para él y para sus dos hermanos, que estudiaban en este momento en el colegio Fray Albino. Esta petición logró solucionar el problema de «bullying» que sufría su hijo, pero desencadenó una nueva problemática con la separación de hermanos, ya que la hija mediana de esta familia no obtuvo plaza en el centro solicitado y ahora su madre tiene que dejarla antes en el colegio para poder cumplir con los horarios de los dos centros.

Aunque, según los afectados, la situación de acoso escolar ya venía de lejos —de la época del alumno en el Fray Albino—, fue el año pasado cuando se agravó. Al enterarse de la situación, los padres pidieron el traslado del niño a otro centro en mitad del curso, pero las posibilidades que le ofrecía la Delegación no favorecían a la familia porque el centro designado sólo contaba con Educación Secundaria y no podrían reagrupar a los tres hermanos. Entonces, los padres decidieron esperar a que se abriera el proceso de escolarización en el mes de marzo. La problemática llegó a tal punto que el pasado mes de febrero la familia de Dolores Peña acudió a las dependencias policiales para interponer una denuncia «a los acosadores, al centro y a una de las madres de los niños que agredieron a mi hijo».

Una vez llegado el plazo para la escolarización, Dolores Peña y su marido solicitaron el traslado de sus tres hijos al colegio Córdoba. Su sorpresa fue cuando les notificaron que habían sido admitidos tanto el mayor (víctima del acoso) como el pequeño, pero no así la hija mediana de 10 años, que se ha quedado en el Fray Albino.

En un comunicado dirigido a este periódico, la Delegación de Educación informa de que no hay plazas disponibles en el curso de su hija en el colegio Córdoba y de que, además, «no reúne los requisitos legales para la ampliación de ratio». Asimismo, recuerda que «tras iniciar protocolo de acoso al menor se propone cambio a otros centros educativos que la madre rechaza y, por ello, finaliza curso en el centro que estaba».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios