Romero (centro), junto a Susana Díaz y Antonio Ruiz
Romero (centro), junto a Susana Díaz y Antonio Ruiz - EP
IRREGULARIDADES

Un exalto cargo de la Junta denuncia que fue cesado por no inflar ayudas a la Unión de Consumidores

Afirma que la exdirectora de Consumo, la hoy alcaldesa de Montoro, le ordenó cambiar las baremaciones de subvenciones

CÓRDOBAActualizado:

El exjefe del Servicio de Educación y Promoción de los Consumidores de la Dirección General de Consumo de la Junta Luis Escribano, ha denunciado que fue cesado tras negarse a inflar las subvenciones a la Unión de Consumidores de Andalucía (UCA-UCE) una directriz, apunta, de la entonces directora general de Consumo y hoy alcaldesa socialista de Montoro, en Córdoba, Ana María Romero Obrero, para evitar que otra asociación, Facua, liderara las ayudas oficiales de la Junta de Andalucía.

Según recoge en una nota Facua, tras destaparse que una sociedad administrada por UCA-UCE recibió en secreto dinero de empresas como Movistar, Altadis y Caixabank, este jueves, Escribano ha publicado un tuit en el que asegura que la inacción de la Junta ante las irregularidades de dicha organización no es «nada nuevo». «Me destituyó la entonces directora general de Consumo porque Facua había obtenido más dinero en subvenciones que UCA, y me pidió cambiar la valoración -a lo que me negué- porque UCA era de los suyos y le iban a dar un toque desde arriba», afirma el exjefe de Servicio.

El cese de Escribano se produjo en abril de 2010. «Desde que tomé esa decisión, las relaciones se volvieron bastante tensas, y durante una baja por enfermedad la entonces directora de Consumo aprovechó para destituirme como jefe de servicio de Consumo», apunta Escribano a Diario16. «He sido jefe de servicio con siete directores generales de la Junta y sólo he tenido problemas con dos por el mismo motivo, por negarme a corromperme», añade.