CÓRDOBA EN CLAVE DE FUTURO

Envases Rambleños: cuando España se queda pequeña

Esta empresa desarrolla un proyecto piloto para subir sus ventas al exterior, que hoy sólo suponen el 5% de la facturación

Imagen de las instalaciones de Envases Rambleños
Imagen de las instalaciones de Envases Rambleños - ABC

El sector del embalaje en España tiene uno de sus epicentros en La Rambla con una empresa que se ha ido abriendo camino en el resto del país y que ahora se dispone a dar el salto al exterior. Es Envases Rambleños, una firma integrada en el Grupo Hinojosa desde hace una década, que emplea a 80 personas y que posee una capacidad para fabricar más de 75 millones de cajas al año para los sectores agrario, industrial, de alimentación, de bebidas y precocinados.

Su origen se remonta a 1989. La compañía está dedicada a producir envases y embalajes en cartón ondulado y, aunque en sus inicios se especializaron en embalaje para el importante sector cerámico de La Rambla, ahora tienen su cartera de clientes ampliamente diversificada.

Su director y fundador, Guillermo Jiménez, destacó que un buen envase debe reunir una serie de características, aunque los aspectos más específicos dependen del tipo del cliente al que se sirva. Algunas son cumplir unos estándares mínimos de calidad y contar con un buen diseño. En este sentido destacó la plantilla de la empresa, que «se diferencia por tener una gran ambición al sacar al mercado nuevos productos y mejorar los existentes».

Hay que remontarse a 2010 para encontrar uno de los hitos de su historia. Comenzó la ampliación de su factoría, que se extendió durante dos años y supuso una inversión de unos ocho millones. El edificio se expandió en 11.000 metros cuadrados, de modo que su superficie actual alcanza los 13.500. Del mismo modo se adquirió una onduladora, con lo que la empresa cambió el papel por el cartón como materia prima.

Con siete líneas de producción, su capacidad actual de fabricación alcanza los 45 millones de metros cuadrados de cartón. Jiménez adelantó que la compañía ya piensa en una nueva ampliación de estas instalaciones debido al crecimiento de la demanda, aunque aún no se han fijado ningún plazo concreto.

Facturación al alza

El directivo subrayó que esta mejora de su espacio industrial les permitió en 2013 y 2014, años en los que la crisis aún estaba presente, incrementar sus volúmenes de negocio un 50% en cada uno de esos ejercicios. El año pasado el crecimiento de la facturación fue menor al situarse en un 12% y alcanzar los 17 millones. La previsión para 2016 es que las ventas se eleven un 6%.

Sus productos tienen como mercados principales Andalucía y Extremadura, aunque una de sus creaciones, las cajas de pizza, puede encontrarse en cualquier rincón del país. Su presencia exterior es casi testimonial: apenas llega al 5% de su negocio. El director de la planta detalló que tienen en marcha un proyecto piloto para subir sus exportaciones en Europa y en el Norte de África, dos destinos cercanos debido a los problemas de transportes ligados a su actividad. Sus expectativas son buenas cara al futuro.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios