Plaza de Costasol en Ciudad Jardín
Plaza de Costasol en Ciudad Jardín - VALERIO MERINO
APUNTES AL MARGEN

Ensayo y error

En Ciudad Jardín no quieren el plan de peatonalizaciones. Con lo bien que ha salido el de Capitulares es bien raro

CÓRDOBAActualizado:

Como se recordará, el contrato de obras de reforma de la calle Capitulares se firmó, con el retraso costumbrado, en julio de 2016. Las actuaciones se iniciaron en agosto y acabaron allá por febrero de este año. El 16 de noviembre, con el curso escolar bien comenzado, empezará el dispositivo para que los padres que viven lejos de los centros escolares puedan acceder con sus vehículos para acercar a los niños de menor edad. Se lo han tomado con calma. El Ayuntamiento repartirá unas 500 tarjetas entre las familias tras un plan de tráfico provisional que se volverá a cambiar, al parecer, en enero de 2018. Hip, hip. Hurra.

Está pendiente aún el programa definitivo para cerrar al tráfico la calle María Cristina, que parece haber surgido de forma súbita en el mapa. Si no, no se entiende tanto vaivén. La calle Valladares será de entrada o salida según la rueda de prensa a la que se asista. El eje de San Álvaro se invertirá o no según se levante el día. Y Alfaros tendrá más o menos líneas de autobús en función de, bueno, no sé sabe muy bien qué. Lo primero fue garantizar la vuelta del transporte público al Centro porque Aucorsa estaba perdiendo una pasta y se estaban generando no pocos problemas a los usuarios. Ahora, de cuatro líneas que llegan a las Tendillas anuncian que quedarán dos, al menos, hasta que se dispongan de vehículos más pequeños. En estos meses, Aucorsa realizó la compra de una partida de autobuses, ninguno de los cuales reúne las características indicadas. Viva la planificación. Viva.

Ese es el resumen aproximado de las últimas noticias sobre la chapuza de Capitulares. Un soberano ejercicio de ensayo y error, de a ver qué pasa, con la situación de todos conocida. En concreto, la grave erosión de la imagen de las medidas de peatonalización que, bajo el humilde punto de vista del que firma, solo son intrínsecamente buenas si se hacen bien. El Ayuntamiento de Córdoba de las comisiones y las personas actuó, como en tantas otras ocasiones, bajo la vieja táctica del trágala. Con un plan apresurado, cogido con pinzas, que ni siquiera se había debatido con todo aquel que puede hablar en nombre de otros en las zonas más directamente afectadas y/o beneficiarias de la medida. Resumiendo, lo que un día es norte-sur, al siguiente es este-oeste. Se pierde ya la cuenta de los bocetos provisionales que se han repartido con retoques -siempre retoques- que afectan, oiga, a la vida de los vecinos de la zona.

Vale que en esto de las peatonalizaciones, el Ayuntamiento de Córdoba nunca fue un modelo. Cruz Conde se cerró tras un paseo nocturno que el PP puso en marcha de la misma forma tarambana. Esto de Capitulares pasa ya de castaño oscuro. La calle ha quedado bien bonita -para el que le guste la geología- pero lo cierto es que se ha hecho sin guion, sin hilo conductor, sin unas negociaciones que merezcan tal nombre durante los meses que duró la obra. Con todas las respuestas para todas las preguntas. El deporte nacional en el Centro es, hoy, averiguar cuándo va a volver a cambiar el tráfico.

Hete aquí que el gobierno municipal -por presiones del comercio- quiere poner en marcha un plan de peatonalizaciones en Ciudad Jardín empezando por Camino de los Sastres y una parte de Alcalde Sanz Noguer. El PP ya encargó un estudio a una agencia del Ayuntamiento de Barcelona que, hombre qué sorpresa, el actual equipo de la alcaldesa ha archivado en la papelera correspondiente. La conclusión es que los vecinos entienden que lo que le han puesto por delante tiene más fallas que Valencia y que el Ayuntamiento y sus cuates pueden volver por donde han venido con sus papeles. Razones: ni medidas compensatorias de aparcamiento, ni garantías a las personas con movilidad reducida ni esas cosillas que uno se imagina que son precisas.

Es verdaderamente sorprendente que, con lo bien que está saliendo lo de Capitulares, en Ciudad Jardín digan que nones. Y es curioso que se tenga tanta deferencia en el barrio de extramuros con la poca que se tuvo en intramuros. Igual con suerte encuentran algún vecino del Centro al que se le haya preguntado qué opina de que la cobertura de Aucorsa se reduzca un 50 por ciento o que tenga una mínima certeza de qué se ha hecho, qué se va a hacer y por qué. Igual la explicación hay que buscarla en los resultados de los colegios electorales. Es una hipótesis.