SUCESOS

Se enfrenta a prisión por acosar sexualemente a una cajera de un supermercado en Montilla

La presunta víctima era cajera de un supermercado donde el acusado era su jefe

Imagen de archivo de un supermercado
Imagen de archivo de un supermercado - ARCHIVO

El jefe de un supermercado en Montilla se enfrenta a 9 meses de prisión y multa por acosar a una empleda suya mientras realizaba las labores de cajera en el mismo establecimiento.

Según consta en la calificación provisional de los hechos, entre los meses de septiembre de 2007 y abril 2010 desempeñaba sus funciones laborales como jefe del supermercado, y amparándose en esa influencia jerárquica, el acusado ha venido sometiendo a la mismas continuas situaciones consistentes en insinuaciones, tocamientos superficiales pero con clara intención sexual, así como a caricies y besos no pretendidos ni consentidos por su subordinada.

El acusado hasta abril de 2010, fecha en la que la víctima causo baja médica en la empresa, sometió a la empleada a besos como en septiembre de 2007, con ocasión de la llegada del acusado de un viaje al ir a saludar a la empleada uno de los besos dirigidos a la mejilla de ésta se lo dio en parte de su boca.

En días posteriores cuando la víctima atendía a los clientes en un stand de información, el acusado entraba y por detrás le rozaba tanto con el cuerpo como con las manos, igualmente cuando ésta estaba en los pasillos, el acusado pasaba por detrás y le palpaba con sus manos en la espalda hasta dar con el sujetador, llegando una vez a meterle el dedo por el tirante del sujetador. Esto ocuría, según la Fiscalía, de forma intermitente.

En Navidades del año 2009-2010, el acusado, al ir a felicitar a esta empleada intentó darle un beso en la boca, siendo eludido este gesto por la misma.

A medidados del mes de febrero de 2010 estando, estando esta cajera en el vestuario llamó a la puerta el acusado y le ordenó que acudiera a su oficina. Una vez allí, el acusado se desabrochó los primeros botones de la camisa y tocándose de forma insinuante el cuello, le dijo que como había modificado el puesto de una compañera que le causaba problemas y esto le beneficiaba a ella, que recompensara de la mamarea que él le dijera, en en caso de no acceder tendría que marcharse.

En el mes de marzo del año 2010, tras regresar el mismo de unas vacaciones, igualmente amagó darle un beso en la boaca. Al día sigiente, de este sucesao, estando en una reunión en el despacho del gerente, el acusado, con la excusa de decir a la empleada que se sentara, le puso la mano entre los muslos de la chica y le dio una palmada en uno de ellos, al tiempo que le decía «siéntate ya». En el día siguiente, el acusado, estando la víctima en el stand de información, llegó por detrás y le dio dos chupetones en el cuello, en la jornada siguiente por el cristal le lanzó dos besos, a lo que la empleada le llamó asqueroso, guiñándole un ojo el acusado por toda respuesta.

La semana siguiente, estando en la caja ella, él permaneció un largo rato mirándola mordiéndose el labio de forma obscena.

La víctima ahbó con el acusado rogándole que cesara en el trato, de forma que el acusado riéndose de la misma le djio que no lo hacía de mala fe.

El 14 de abril de 2010, la víctima consultó por primera vez con su médico de Atención Primaria por un cuadro de nerviosismo y ansiedad. Tra dos nuevas consultas, con el mismo, el día 19 de abril (fecha en que la vícitma causó baja laboral) y el 27 de abril es derivada al Equipo de Salud Mental, en el que presentó sintomatología caracterizada por la intranquilidad, inquietud, desasosiego, llanto...Es dada de alta por el equipo de salud mental en diciembre de 2011.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios