PALMA DEL RÍO

Se enfrenta a 17 años y cinco meses de prisión por apuñalar a su esposa tras seguirla por GPS

El móvil le llevó hasta una zona apartada de La Puebla de los Infantes donde la sorprendió con otro hombre en un coche

Imagen de archivo de un juicio
Imagen de archivo de un juicio - ARCHIVO

Un vecino de Palma del Río, de 40 años, se enfrenta a 17 años y cinco mesesde prisión tras asestar a su esposa 17 puñaladas en un paraje de la localidad sevillana de La Puebla de los Infantes hasta donde la había seguido activando el GPS de su móvil sospechando que le estaba siendo infiel.

La Audiencia Provincial de Córdoba acogerá el juicio contra este vecino los próximos días 5 y 6 de octubre, acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa, otro de lesiones y otro de maltrato habitual.

Según la Fiscalía, el acusado casado con la víctima con la que tenía dos hijos, en prisión provisional por esta causa, la noche del 15 de marzo de 2013, sobre las 23.00 horas, el procesado sospechando que su esposa le estuviera siendo infiel, y activando para localizarla el GPS del teléfono móvil, se dirigió con su vehículo al paraje conocido como Angorrila, dentro del término municipal de La Puebla de los Infantes (Sevilla) donde su esposa se encontraba en compañía de un hombre en el interior de su vehículo.

Una vez allí, al sorprender a su esposa en situación en la que creía consumando la infidelidad sospechada, se aproximó al vehículo ocupado por ambos, en silencio, aprovechando la oscuridad de la noche y valiéndose para guiarse de la luz que desprendía su móvil. Al ser visto por su esposa, y su acompañante, éste último optó por salir del vehículo con el fin de hablar con el acusado y aclararle los hechos.

El procesado, sin mediar palabra y de manera sorpresiva e intentando no darle la posibilidad de defensa, con intención de menoscabar la integridad física y corporal del supuesto amante de su mujer, lo empujó al suelo, donde le propinó varias patadas y le asestó tres puñaladas con una navaja multiusos que llevaba para dicho fin en su bolsillo, ocasionándole diversas heridas además de la rotura del húmero.

A continuación, según la Fiscalía, se dirigió a la puerta del vehículo donde se encontraba su mujer, sentada en el asiento del conductor.

Como queiera que ésta, asustada ante la reacción de su marido, había cerrado con pestillo las puertas del vehículo, el acusado, haciendo uso de la navaja que portaba rompió el cristal de la ventana, a la vez que decía «te voy a matar, te voy a enterrrar...» y guiado por el ánimo de acabar con su vida le asestó diecisiete puñaladas, trece en la parte izquierda de su espalda, dos en la parte izquierda del tórax, una bajo el pecho y otra en el cuello que afectaron a órganos vitales y produjeron un riesgo vital efectivo.

El acusado, consciente de las lesiones, llamó al 112 y sigió las instrucciones sanitarias a fin de aminorar el perjuicio lesional ocasionado hasta que el personal médico acudió al lugar y se hizo cargo de la misma.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios