Un grupo de turistas en el Alcázar, en la mañana de este miércoles
Un grupo de turistas en el Alcázar, en la mañana de este miércoles - VALERIO MERINO
TURISMO

Los empresarios de Córdoba cargan contra un modelo turístico «sin liderazgo»

CECO critica que los cambios en la gestión, en referencia al Imtur, han demorado el rendimiento del sector

CÓRDOBAActualizado:

Los empresarios se ponen serios con el Ayuntamiento a cuenta de la gestión del patrimonio. Porque la Comisión de Turismo y Cultura de la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO) ha acordado este miércoles un manifiesto en el que declara que hay espacios monumentales de la ciudad que están «muy por debajo de sus posibilidades», al tiempo que los empresarios piden «un liderazgo institucional que planifique», punto en el que sitúan al Ayuntamiento.

Las críticas de la patronal al cogobierno -y en particular a Izquierda Unida, que es quien controla Turismo- son severas: según CECO, el producto turístico de Córdoba continúa «muy focalizado en la Mezquita-Catedral y su entorno», de forma que le siguen «muy de lejos otros lugares de interés, pero que no alcanzan ni el 25% de las cifras que ofrece el primer monumento en número de visitantes».

«La planificación turística está en manos profesionales voluntariosas, pero sin recursos», lamenta la patronal

Los empresarios añaden que lugares «excepcionales como Medina Azahara, Caballerizas Reales, el Alcázar de los Reyes Cristianos, la Sinagoga e infraestructuras singulares como el C3A, el Palacio de Congresos o el Centro de Convenciones están muy por debajo de sus posibilidades, e incluso, alguno de ellos, con una incertidumbre importante en relación a su puesta en funcionamiento».

El rendimiento de los órganos de gestión

Además, advierten de que los órganos turísticos de la ciudad llevan «años en pleno proceso de transformación, con cambios importantes que han demorado su pleno rendimiento», dado que la puesta en marcha del nuevo Instituto de Turismo (Imtur) «se ha hecho esperar».

CECO tira no solo contra los políticos: defiende que «la política turística de planificación, de coordinación entre instituciones y de organización del producto turístico está, desde hace años, en manos de profesionales voluntariosos, pero con escasos recursos».

Como remedio, la Comisión de Turismo y Cultura considera que «es necesario, más que nunca, una autoridad, un liderazgo institucional que racionalice, priorice, estimule, coordine, planifique, en definitiva aúne intereses, en pro de la actividad turística sostenible».