MÚSICA

El disco póstumo de Gata Cattana verá la luz en septiembre

Recaudan fondos para publicar «Banzai», el trabajo que la rapera de Adamuz, fallecida a los 25 años, dejó inacabado

Gata Cattana en una imagen promocional
Gata Cattana en una imagen promocional - Taste the Floor

«Ni tú ni yo lo veremos / pero pasará algún día», canta Gata Cattana, casi de forma premonitoria, en «Cuatro monedas», el único avance de su primer disco que pudo publicar antes de su repentina muerte. La calamidad se cruzó en la breve vida de la adamuceña Ana Isabel García en el mes de marzo de este año. A sus 25 años, su nombre ya había sonaba con fuerza en el panorama nacional del rap, un mundo hermético, crítico y copado por las voces masculinas. Falleció, víctima de una complicación cardíaca, justo cuando ultimaba los preparativos de la que iba a ser su puesta de largo discográfica. Seis meses después, en septiembre de 2017, se publicará «Banzai», un grito de guerra póstumo que tendrá al menos ocho canciones que la artista dejó preparadas antes de marcharse.

Así lo avanzó a este periódico la madre de la artista. Aunque estaba previsto para la primera mitad del año, los fatales acontecimientos frustraron su publicación y todo el proceso se detuvo. Pero los suyos quieren acabar el trabajo que Gata Cattana dejó a medias. «Se lo merece, porque le habría hecho falta solo un poquito para llegar hasta donde ella hubiese querido», afirma. Su madre, que también se llama Ana, advierte: «Va a ser una revolución».

Los costes de la publicación -se habla de algo más de 10.000 euros- han sido el principal escollo a salvar, pero «lo vamos a hacer realidad, todos sus amigos y quienes trabajaron con ella para lograrlo están en este empeño». Ya han pasado cinco meses desde un fallecimiento que vistió de luto el mundo del rap, en el que se abría camino rompiendo las barreras de los estereotipos. Durante todo este tiempo, no han parado de lanzar proyectos destinados a recaudar el dinero que faltaba para publicar el que será su primer y último disco.

Su madre relata los comienzos de la joven en el mundo de la música. Dio los primeros pasos en el flamenco, «pero me decía que era mediocre». Ana se puso el disfraz de Gata Cattana -Ana Sforza cuando escribía poesía- y encontró su sitio con letras que lanzan potentes mensajes. El primero, que «la cultura sirve», recuerda Ana. Para Gata Cattana la música era también un arma para crear conciencia y transformar el mundo, y por eso en su obra son frecuentes las referencias a la cultura andaluza, una defensa a ultranza de la libertad de la mujer y las ideas revolucionarias. Por todos esos motivos «es por lo que creo que mi hija fue importante».

En unos meses se podrá escuchar íntegro «Banzai», el grito de guerra de una joven de Adamuz que ya es, como se ha repetido en los numerosos homenajes que ha recibido por todo el país, eterna. Ella no podrá verlo, pero la labor de los suyos hará que su estela no se desvanezca con su muerte y se convierta en semilla para futuras «Gatas» que combatan la injusticia desde la música. Un grito de guerra lanzado desde allá donde esté: «Lo poco que tengo pa daros/ es esta fé en el futuro».

Toda la actualidad en portada

comentarios