Rafael González - LA CERA QUE ARDE

Despertares

La gente que enarbola la bandera de España ha tomado el granito peatonal

Actualizado:

Mientras Mariano dormita, España se ha despertado. La calle Capitulares, tan mona y peatonal, se ha convertido en escenario de ese despertar que en Córdoba, todo hay que decirlo, ha sido un poco tímido y con demasiadas caras conocidas. Desconocemos si en los planes de peatonalización del equipo de gobierno progresista se contemplaba el uso del granito para presencia de gente enarbolando la bandera de España pero el caso es que el devenir de la Historia y los acontecimientos así lo han puesto de manifiesto: los fachas han tomado la peatonalización. Entiéndaseme el término ya que hago uso del mismo en plenas capacidades mentales de un contribuyente adulto y liberal, y por tanto, facha. De hecho, los fachas hemos crecido exponencialmente para la izquierda, los progres y la propia derecha, que ve como los fachas les echan en cara la somnolencia de Mariano y los enredos sorayiles. Todos somos fachas, aunque yo estoy en la categoría de no acudir a manifestaciones porque soy más de observar y después contar hasta donde mi sesgo me permita. Ya no cuelgo banderas porque no abrazo banderías alguna salvo la de peatón. De hecho, sigo en Córdoba porque este será tarde o temprano mi paraíso, mi propia independencia peatonil.

Si hubiéramos dispuesto Capitulares para la gente que ayer se manifestó en Barcelona igual no hubieran cabido. Una cosa es la peatonalización de la ciudades a la medida del hombre gobernado por un ayuntamiento y otra cosa una movida fachil como la de ayer. A Pedro García, que portar banderas de España le parece berlanguiano además de facha, le hubiera dado un síncope. Comparto con él en cualquier caso el espíritu que de Berlanga hay en todo eso y mucho más: la próxima reforma del tráfico del centro es puro Berlanga. Por eso pasan cosas como en Cataluña o lo de Cataluña para ser más exactos, y es que aquí no se habla y no se quedan las cosas diametralmente claras. Mucho «parlem» y poco lerele. Los padres de los colegios del centro están esperando que el gobierno independentista municipal decida que si sale con barba es San Antón, y si no, la Purísima Concepción. Amén de la reducción del tan sostenible y ecológico transporte ciudadano debido a la unilateral peatonalización de Capitulares. Los autobuses se han ido a otros barrios como La Caixa a Valencia.

En mi barrio me llegan noticias del próximo ataque peatonal-independentista del consistorio en Ciudad Jardín: en un bar del Campo de la Verdad veo sobre la barra, mientras tomo café, un papel que recoge firmas contra el proyecto de Camino de los Sastres y Alcalde Sanz Noguer. Me pilla lejos, pienso, como me pillaba lo de Cataluña, y ahora fíjate qué marrón. Igual algún día Córdoba despierta, como lo viene haciendo España en estos días aciagos, y le recuerdan a los munícipes de la participación que no todo son brindis al sol. De momento ya están recogiendo firmas. Sin banderas, para que no los llamen fachas.