Un jornalero en la recogida de aceituna
Un jornalero en la recogida de aceituna - ARCHIVO
CAMPO

CTA denuncia que la única opción para comer de algunos jornaleros es «comprar peonadas» en Córdoba

El sindicato estima que están afectados por esta imputación casi 300 trabajadores del campo de Bujalance y Puente Genil

CÓRDOBAActualizado:

Casi 300 trabajadores del campo, principalmente de Bujalance y Puente Genil, se podrían enfrentar a penas de prisión de entre 6 meses y 2 años encausados por un supuesto fraude a la Seguridad Social por la compra de jornales para completar los 35 jornales necesarios para cobrar el subsidio.

El secretario provincial del sindicato CTA, Francisco Moro, ha denunciado este jueves en el Ayuntamiento de Córdoba que esta situación se produce por varios factores, el primero de ellos es porque «tiene una raíz que fomenta el fruade, los trabajadores encausados en el procesos penales son totalmente inocentes porque tienen dos remedios o tienen las 35 horas o se mueren de hambre porque pasan extrema necesidad».

El fraude, ha ahondado Moro en la cuestión, «está en el Gobierno que permite y da facilidades al empresario para que apunte los días que quiera». Además, se habla de jornales reales; los jornaleros no tienen descanso semanal, ni vacaciones, porque se cotiza por jornales reales; los fines de semana no están dados de alta». «En el transcurso del mes, si la empresa no ha tenido una Inspección de Trabajo ha podido apuntar los días que le de la gana a la Seguridad Social, se ahorran 18 euros por día que no apunten», añade.

Por su parte, el secretario de Acción Sindical de CTA, José Porra, «la repercusión tienen no solamente la que tiene efecto inmediato de no tener la joranada suficiente como para poder solicitar la renta agraria, el subsidio agrario, y hay que decir que hay miles de personas en Andalucía y Extremadura, que es donde existe este régimen, que están perdiendo por la falta de mano de obra y la no declaración de los peones realizados a la Seguridad Social.

A esto han añadido los representantes sindicales, que «la patronal Asja quiere que metan a trabajadores no nacionales para que haya muchos, y el que sea reivindicativo no lo quiere la empresa. Y decir que el incumplimiento de convenio es que lo tienen trabajando 8 0 9 horas, cuando lo que pone es 6,5 horas de jornada, nunca a destajo (sólo en Bujalance)».

Además, Porra ha criticado que el alcalde de Palma del Río, José Antonio Ruíz Almenara, al entender que «se alinea con la patronal de Asaja, indicando que las denuncias de los trabajadores son un punto aislado». En este contexto, han asegurado desde la CTA, «lo que tiene que hacer la Inspección de Trabajo es actuar, o a no ser que tenga otras órdenes».