Concentración de policías nacionales, ayer en apoyo al agente brutalmente agredido
Concentración de policías nacionales, ayer en apoyo al agente brutalmente agredido - ROLDÁN SERRANO
SUCESOS

El cuarto implicado en la brutal agresión a un polícia nacional en Córdoba se entrega en Prisiones

El juez lo manda a la cárcel sin fianza por un delito de atentado contra la autoridad

CÓRDOBAActualizado:

El cuarto implicado en la agresión a un policía nacional cuando se encontaba de paisano y caminado por el pasaje Maruja Cazalla de Córdoba en la madrugada del pasado sábado se entregó ayer voluntariamente en el Centro de Internamiento Penitenciario (CIP), dependiente de Insituciones Penitenciarias.

De esta forma, el presunto agresor pretendía eludir -entregándose a las 7 de la mañana de ayer- la detención por parte de los compañeros del agente agredido, según informaron fuentes del caso a ABC.

En la tarde de ayer, estaba previsto, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que este presunto autor de la paliza al agente al que le constan otras detenciones anteriores pasara ayer a prestar declaración por los hechos ante el titular del Juzgado de Instrucción numero 4 de Córdoba.

El magistrado ordenó prisión comunicada y sin fianza por un delito de atentado contra la autoridad. El lunes, la autoridad judicial acordó el ingreso en prisión provisional para dos de los tres detenidos -madre e hijo- por la agresión a este agente de la Policía Nacional, mientras que la tercera detenida (la hermana del agresor), todos ellos de mediana edad, quedó ayer en libertad con cargos, según informaron a ABC fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

El juez que lleva el caso había ordenado la búsqueda y captura de esta cuarta persona implicada en la paliza. El arrestado participó en el incidente cuando otro agente de paisano intentaba auxiliar a su compañero.

Los cuatro habrían participado de distinto modo en la brutal agresión al agente que dejó su cara ensangrentada y amoratada, una herida de 8 puntos de sutura en la cabeza (recibió un severo golpe con un palo propinado por la madre del agresor), así como la nariz rota, un pómulo y un ojo cerrados por los fuertes golpes. Tuvo que ser ingresado en la UCI del Hospital San Juan de Dios y el lunes recibió el alta.

Además, el Sindicato Unificado de Policía de Córdoba, la Confederación Española de Policía de Córdoba, la Unión Federal de Policía y Alternativa Sindical de Policía se concentraron en la mañana de ayer, junto a un centenar de agentes, para condenar la brutal agresión a su compañero.