Un coche transita junto a un colegio del Centro y una señala de velocidad en Córdoba
Un coche transita junto a un colegio del Centro y una señala de velocidad en Córdoba - ARCHIVO
MOVILIDAD

¿Cuántos padres llevan cada día en coche a sus hijos a los colegios del Centro de Córdoba?

Ayuntamiento y Escuelas Católicas discrepan del número que servirá para restringir el paso en septiembre

CórdobaActualizado:

El Ayuntamiento de Córdoba enseñó a finales de abril el «stop» a los coches de los padres que llevan a sus hijos a colegios del Centro. Anunció que a partir de septiembre acabaría con la práctica actual de apagar las cámaras «ponemultas», que impiden el acceso al corazón de la ciudad para quienes no son residentes, en el horario de entrada y salida escolar.

La medida ha sentado como una jarro de agua fría en la comunidad escolar del Centro histórico, en su mayor parte, habitada por centros educativos de ideario católico. Como excepción a la restricción, el Ayuntamiento de Córdoba ha puesto sobre la mesa que sólo permitiría el paso, previa concesión de autorización y con limitaciones, a quienes tuvieran hijos en Infantil y primero de Primaria, salvo que se negociara otra cosa.

En el marco de ese «diálogo», Escuelas Católicas (patronal que cuenta con cinco de los siete colegios en la zona) le va a facilitar al Ayuntamiento los «datos reales» de cuántos padres llevan en cochea sus hijos a sus centros, que, advierten desde este colectivo, «no son tantos como piensa» el Consistorio.

Fuentes de Escuelas Católicas han indicado a ABC que el Ayuntamiento les pone sobre la mesa unas cifras de vehículos de transporte particular de escolares que «no se corresponde con la realidad». Advirten de que los directores de sus centros han comprobado que, cuando las cámaras «ponemultas» se apagan, hay «infinidad de coches sin ningún niño» que pasan.

Sostienen que el Ayuntamiento les ha planteado un flujo de turismos por centro de 400 «que no es así». Para facilitar los datos correctos, Escuelas Católicas «está realizando un sondeo y en el colegio en que más nos salen son ciento y pico coches».En este colectivo, se mostraron «convencidos» de que, cuando el Ayuntamiento vea las cifras «reales», no «habrá demasiado problema» en dejar encauzadas las conversaciones.