Situación del pantano de Iznájar tras la falta de lluvias
Situación del pantano de Iznájar tras la falta de lluvias - FELIPE OSUNA
ESCASEZ

La Confederación pide al Gobierno medidas por la sequía en la cuenca del Guadalquivir

La Comisión de Sequía pide que el organismo se acoja al decreto

CÓRDOBAActualizado:

La Comisión Permanente de Seguimiento de la Sequía de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha propuesto al organismo que solicite al Gobierno la inclusión de la demarcación en el Real Decreto de Sequía. La Comisión ha adoptado esta decisión debido al nivel de reservas de agua que almacenan los embalses de la cuenca (31,2% en total, y 25,4% el sistema de regulación general) y a que, según indicará el informe de sequía de diciembre, el Sistema de Regulación General acumula dos meses consecutivos en situación de emergencia.

La comisión, compuesta por representantes de regantes, abastecimiento, uso industrial, administraciones, organizaciones ambientales empresarios y sindicatos, además de directivos de la propia Confederación, solicita así que se adopten medidas excepcionales que garanticen una mejor gestión de los recursos disponibles mientras persista la situación de déficit hídrico.

Medidas

El Real Decreto de Sequía, según el artículo 58 del Texto Refundido de la Ley de Aguas, permitiría modificar temporalmente en situaciones excepcionales las condiciones de uso del dominio público hidráulico. «Es evidente que no podemos fabricar agua, pero sí podemos trabajar en que los efectos y consecuencias sean los menores posibles», afirmó el presidente del organismo, Antonio Ramón Guinea que insistió en que el decreto «agilizará» los procesos para paliar los efectos de la sequía.

Además, contempla la posibilidad de activar fuentes alternativas de recursos, como aguas subterráneas, para atender las demandas más urgentes; la reducción a la mitad de los plazos previstos en la tramitación de los procedimientos afectados por la aplicación de las medidas excepcionales; la reasignación de recursos para atender usos prioritarios como se prevé en la normativa del Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir; el cambio de condiciones para controlar la calidad del agua y que no empeore con esta situación o la facilitación del intercambio en las cesiones de derecho.

El presidente ha recordado la obligatoriedad de los ayuntamientos y mancomunidades con una población mayor de 20.000 habitantes de disponer de un Plan de Emergencia ante situaciones de sequía, como recoge el Plan Hidrológico Nacional. Será, recordó, el Gobierno el que tenga que aprobar la inclusión de la cuenca del Guadalquivir en el decreto sobre la sequía.