60 ANIVERSARIO

El Concurso Nacional de Flamenco de Córdoba celebra a sus mitos

El certamen rinde un emotivo homenaje a Fosforito, Manolo Sanlúcar y Blanca del Rey

Fosforito, Blanca del Rey y Manolo Sanlúcar, con la alcaldesa
Fosforito, Blanca del Rey y Manolo Sanlúcar, con la alcaldesa - ÁLVARO CARMONA

El Gran Teatro de Córdoba lució este miércoles su alfombra roja para reconocer la trayectoria de tres hitos del arte jondo. Dos de ellos, galardonados con el Premio del Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba. Y los tres, leyendas vivas del flamenco. Autoridades, artistas y cientos de aficionados no quisieron perderse un acontecimiento histórico en el que el cantaor Antonio Fernández «Fosforito», la bailaora Blanca del Rey y el guitarrista Manolo Sanlúcar recibieron el calor del público que abarrotó el Gran Teatro y el premio honorífico de un certamen que esta edición celebra su 60 aniversario.

El periodista cordobés Jesús Vigorra hizo de maestro de ceremonia en una gala bajo la dirección escénica del montillano Juan Carlos Rubio. El desarrollo del acto giró en torno a los homenajeados, ofreciendo un recorrido por la carrera profesional de cada uno de ellos a través de proyecciones audiovisuales y de semblanzas en las que se ensalzaron los acontecimientos más relevantes de la biografía de cada uno de los artistas y sus principales aportaciones al arte jondo.

Los «sacrificios» de Fosforito

El cantaor Antonio Fernández «Fosforito», actual Llave de Oro del Cante y ganador absoluto en la primera edición del concurso en 1956, fue el primero en recibir la ovación del respetable y el correspondiente premio de honor de manos de la alcaldesa, Isabel Ambrosio, que se refirió a los premiados como «tres artistas irrepetibles cuyos nombres forman ya parte del cuadro de honor del cante, el baile y la guitarra flamenca». El cantaor pontanés, por su parte, mostró su agradecimiento al Ayuntamiento «por mantener la llama viva del flamenco» a través de iniciativas como el Concurso Nacional de Arte Flamenco y recordó «los sacrificios» sufridos a lo largo de una vida entera dedicada al flamenco.

Acto seguido, turno para el guitarrista Manolo Sanlúcar, también Premio Nacional, que dedicó el premio a su padre «por crear en mí una conciencia andaluza de la que siempre me he sentido orgulloso». Asimismo, el músico aprovechó para destacar el valor cultural del flamenco como «seña de identidad que nos diferencia del resto de pueblos del mundo». Por último, y visiblemente emocionada al tomar la palabra, la bailaora Blanca del Rey, que reconoció ante el público de su ciudad natal que «todo lo que he hecho a lo largo de mi vida en el baile está inspirado en Córdoba».

Fosforito dio las gracias a Córdoba «por mantener la llama viva del flamenco»

Como no podía ser de otra manera tratándose de flamenco, la gala fue intercalando pinceladas de cante. baile y guitarra flamenca. Uno de los protagonistas fue el cantaor Arcángel, que este año forma parte del jurado del certamen junto a los cantaores Calixto Sánchez y Mayte Martín.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios