Tres naranjas
Tres naranjas - ARCHIVO
AGRICULTURA

El color de las naranjas de la Vega del Gualdaquivir, clave para su poder antioxidante

Científicos analizan las propiedades de 22 variedades de la Vega del Guadalquivir

CÓRDOBAActualizado:

Científicos del grupo de investigación «Color y Calidad de Alimentos» de la Universidad de Sevilla han comprobado que el contenido en pigmentos carotenoides (compuestos que determinan el color de las naranjas) está relacionado con su capacidad antioxidante «in vitro». Han llegado a esta conclusión tras analizar durante dos temporadas 22 variedades de esta fruta cultivadas en la Vega del Guadalquivir. En concreto, se han estudiado variedades del grupo «Navel», que se caracteriza por su consumo en fresco, de las «Blancas», muy utilizadas en la industria del zumo, y del grupo de las «Sanguinas», distinguibles del resto por su característica coloración rojiza tanto en la pulpa como en la corteza.

Zumo extraído de forma manual

En primer lugar, a la hora de llevar a cabo el proyecto, extrajeron manualmente el zumo de cada una. Posteriormente, separaron los carotenoides del resto de componentes con disolventes apropiados para extraer sustancias que muestran afinidad por las grasas. «De este modo, obtuvimos muestras que contenían sólo los compuestos que nos interesaba analizar relacionados con el color de cada variedad», detalla el investigador de la Universidad de Sevilla Antonio Meléndez, uno de los autores de este estudio.

Por otro lado, para analizar la capacidad antioxidante de cada variedad, aplicaron un ensayo «in vitro» de decoloración. Con esta técnica, fue posible obtener información sobre la mayor o menor capacidad antioxidante de cada variedad. Para ello, utilizaron una sustancia oxidante de color azul que es decolorada en mayor o menor medida dependiendo del tipo y la cantidad de antioxidantes con los que reacciona. «Como todas las variedades de naranjas contienen antioxidantes en mayor o menor concentración, la gama de azules variaba e incluso a veces se obtenían extractos incoloros», apunta Meléndez.