Estado actual del pantano de Iznájar
Estado actual del pantano de Iznájar - AFP
AGRICULTURA

Las claves visibles de la sequía en Córdoba

El estado de los pastos o las previsiones de campañas revelan una emergencia real ante la falta de lluvias

CÓRDOBAActualizado:

El último informe realizado en el mes de noviembre por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) sobre la situación de los embalses indicaba que, si bien la Cuenca continúa en situación de alerta, el Sistema de Regulación General, del que dependen en gran medida los recursos para el regadío ha pasado a situación de emergencia. Una vez superado el umbral de emergencia durante dos meses consecutivos -plazo que finalizó el 30 de noviembre- se puede hablar de situación de sequía. No obstante, «la realidad en el campo evidencia que llevamos así varios meses», sostiene el secretario general de Asaja Sevilla, Eduardo Martín.

Crece el seguro agrario

La sequía es actualmente «la mayor preocupación en el campo», asegura Asaja, que añade que «prueba de ello es que muchos agricultores están asegurando su cosecha sin haber sembrado todavía». En noviembre la tierra se prepara para la siembra de cereales, pero ante la incertidumbre muchos agricultores recurrieron al seguro de rendimiento (línea 309 de explotaciones herbáceas extensivas), que venció el pasado día 30, «para asegurarse la posible no nacencia del cultivo si sigue sin llover», explica Martín.

Más indemnizaciones

Agroseguro, a fecha de 31 de agosto, había gastado en indemnizaciones por sequía a nivel nacional 601,4 millones, 28 de ellos en Andalucía, con 80.000 hectáreas siniestradas. Para la próxima campaña, la previsión es que las indemnizaciones superen los 730 millones. Sería el segundo pago más alto de la historia a excepción del año 2012.

Adelanto de la PAC

En octubre, la Junta comenzó a abonar a los agricultores el anticipo del 70% de las ayudas directas de la PAC para paliar los efectos de la falta de lluvias en las explotaciones. Además, a principios de noviembre, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), dependiente del Ministerio de Agricultura, autorizó la creación de la Comisión Permanente de Seguimiento de la Sequía. La CHG ha solicitado además al Gobierno central el decreto de sequía.

Costes para el ganadero

Otro indicador de que estamos en sequía es que no hay hierba en el campo. La ausencia de lluvias ha mermado la cantidad y calidad de los pastos, lo que afecta al sector ganadero, que debe recurrir a la compra de piensos. A este gasto extra se suma el desabastecimiento de agua, que supone tener que invertir en comprar cubas de agua para aliviar la sed en las explotaciones.

Montanera sin hierba

La sequía está empañando las previsiones de una montanera excelente por la falta de pastos. Los cerdos ibéricos ya están en las dehesas para el tradicional engorde a base de bellotas, un alimento que está asegurado debido a la carga de frutos de encinas y alcornoques. Con los precios al alza y la bellota asegurada, Asaja hace hincapié en que «sólo falta la disponibilidad de hierba en las dehesas», pues el pasto es imprescindible para completar la alimentación.

El olivar, muy afectado

El olivar es uno de los cultivos más afectados por la falta de lluvias. La campaña del verdeo ha finalizado en seco y con un calor anormal, lo que ha provocado pérdidas de un 15% de media en la cosecha andaluza. Además, ha habido una gran cantidad de parcelas agostadas, con frutos arrugados o con calibres pequeños, que han invalidado un alto porcentaje de la producción para su recolección en verde.

¿Habrá riegos en 2018?

Los agricultores están convencidos de que en 2018 va a haber restricciones para el riego, pues «hemos perdido las lluvias de noviembre, un mes crucial, pues el agua del otoño es la que hace depósito y llena los embalses».