INVESTIGACIÓN

Cerco a los pederastas en Córdoba

Los jefes de las unidades contra los ciberdelitos hablan con ABC sobre las operaciones contra la pornografía infantil

Cerco a los pederastas en Córdoba

Más de un centenar de pedófilos han sido detenidos en Córdoba desde el año 2008. Como muestra, sólo en la demarcación de la Guardia Civil se han realizado 22 operaciones contra pedófilos con más de un centenar de registros domiciliarios y una cifra similar de detenidos. El capitán de la Unidad Orgánica de la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba, Carlos Toledano, cita algunas de estas operaciones como Arcilla, Colorines, Mandarina o Ratcha, esta última una de las más singulares al tratarse de un pedófilo que además producía este tipo de imágenes de alto contenido pornográfico con menores en sus viajes.

El pedófilo puede ser desde el vecino del tercero a un individuo del otro punto del planeta. La tarea no es fácil. Con un escaso margen de investigación dándose de bruces con la Ley de Protección de Datos (LPD), unidades de élite de las Fuerzas de Seguridad del Estado en nuestra provincia apoyadas por las unidades centrales en Madrid desenmarañan a pederastas desde los que se hacen pasar por una amiga adolescente para colarse en el facebook hasta los que viajan desde cualquier punto de la provincia hasta un país asiático para producir imágenes que luego visionará una y otra vez sin que se sacie su instinto pedófilo.

Pero como contrapartida, el 98 por ciento de las denuncias acaban con un pederasta entre rejas. Esta es la mejor recompensa para horas de trabajo detrás de cada caso, comenta el jefe de grupo de la Unidad de Delitos Tecnológicos y Nuevas Tecnologías de Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía, Francisco López. «Los casos se mantienen en número, no crecen ni decrecen. La mayoría de las investigaciones se inician por denuncias de particulares o por rastreo en la red. Muchos casos están relacionados con menores con los que contactan por Facebook», explica este jefe de grupo de la Policía Nacional. Los niños no denuncian solos, hay un adulto, sus padres generalmente, quienes los acompañan a comisaría o al cuartel de la Guardia Civil a contar lo que ocurre.

Actualmente, Guardia Civil y Policía Nacional mantienen en Córdoba abiertas en torno a una decena de operaciones de calado contra pedófilos. Todas se llevan bajo un absoluto secretismo de modo que no haga levantar ninguna sospecha.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios