LUCENA

El Ayuntamiento, obligado a comprar un palacete barroco

La propiedad reclama que se cumpla el PGOU que exige que sea un edificio público

Dependencias del palacio barroco lucentino
Dependencias del palacio barroco lucentino - J.M.G.

El concejal de Urbanismo, José Cantizani, ha confirmado que el ayuntamiento se verá «obligado» a adquirir el inmueble que ocupa el número 8 de la calle Condesa Carmen Pizarro, después de que sus propietarios hayan solicitado al consistorio la expropiación del mismo, a la que viene obligado el Ayuntamiento de Lucena en virtud de lo indicado en el PGOU, en cuya ficha figura este palacete barroco como «edificio protegido» sujeto a enajenación para su incorporación al patrimonio de la ciudad.

Cantizani aseguró que «se trata del mismo caso que la casa popularmente conocida como La Tercia, en el paseo del Coso, con el que este segundo inmueble está comunicada» por lo que «tenemos la obligación de iniciar las negociaciones una vez que sus propietarios lo han solicitado». El edil socialista añadió que, «por el momento desconocemos que cantidad pretenden obtener por el edificio, dado que no se indica en la solicitud». No obstante, Cantizani indicó que «vamos a intentar alcanzar un acuerdo para evitar que el asunto tenga que ser dirimido por la Comisión Provincial de Valoración». Así, todo apunta a que el coste de esta edificación será superior al del Coso, fijado por dicha comisión en 595.000 euros.

El edificio, ocupado como vivienda en su planta superior y utilizado como local de copas en planta baja, aparece definido en el Plan General de Ordenación Urbana como «antiguo palacio, modificado el interior, que comunica con la antigua Tercia, con fachada de dos plantas, que responde a características constructivas y estilísticas del estilo Barroco pleno, fijando su construcción entre los siglos XVII y XVIII. La compra de este edificio es la tercera de sus características a la que se ve obligado el ayuntamiento, tras la de las antiguas Bodegas Víbora y la de La Tercia, en El Coso, prácticamente cerrada, y podría no ser la última, ya que el nexo de unión entre estos dos edificios se concreta a través de un patio de un tercer propietario.

La solicitud de expropiación de este palacete barroco ha coincidido en el tiempo con el cierre de las negociaciones para adquirir mediante el mismo sistema la casa de La Tercia, para el que se ha fijado finalmente un valor ligeramente superior a los 600.000 euros al que habrán de sumarse otros 108.000 euros por la adquisición de parte de una cochera, situada en la planta baja, único acceso posible al edificio.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios