Fachada de la residencia Nueva Aurora, en Lucena
Fachada de la residencia Nueva Aurora, en Lucena - ABC
EDIFICIO EN MAL ESTADO

El Ayuntamiento de Lucena, reacio a realojar en sus dependencias a los usuarios de la residencia

La dirección de Nueva Aurora había pedido ubicar a los ancianos en el complejo Los Santos

LUCENAActualizado:

El Ayuntamiento de Lucena no contempla la petición de la dirección de la residencia Nueva Aurora de realojar a sus usuarios en dependencias municipales hasta que se subsanen las deficiencias detectadas por los técnicos del área municipal de Urbanismo, que han instado al desalojo de las más de 40 personas que residen en este asilo porque «no reúne las condiciones de seguridad y salubridad mínimas».

Así, el edil de Urbanismo, José Cantizani, indicó que la dirección de la residencia ha planteado la posibilidad de ocupar provisionalmente parte de las instalaciones del Ayuntamiento en el complejo educativo de Los Santos, aunque el edil considera inviable esta opción, toda vez que el Consistorio solo dispone de un módulo disponible, en el que apenas podrían alojarse diez personas, además de existir numerosas barreras arquitectónicas.

La Junta dice desconocer el estado de la residencia pese a la investigación del Defensor del Pueblo en 2017

Por otro lado, ABC ha podido constatar que las irregularidades destapadas por el informe municipal, y del que la Junta de Andalucía dice no tener conocimiento alguno, ya fueron denunicadas por familiares de residentes en 2016 ante la delegación territorial de Igualdad y Bienestar Social y el Defensor del Pueblo Andaluz. Esta última institución abrió una investigación de oficio en junio de 2017.

A colación del informe que aconseja el desalojo de las personas que conviven en la Residencia Nueva Aurora, el concejal no adscrito Vicente Dalda ha denunciado las malas condiciones en las que a su juicio han vivido los residentes en este centro y exige «el realojo efectivo e inmediato» de los afectados. Dalda acusó de inmovilismo al Ayuntamiento de Lucena y a la Junta de Andalucía, por haber eludido el tema durante cerca de dos años.

Dimisión de la delegada

Tras el informe solicitado por Urbanismo, que concluye que la residencia no cuenta con la documentación necesaria para el ejercicio de su actividad, Dalda mostró su agradecimiento al Defensor del Pueblo por actuar de oficio a raíz de la denuncia cursada por el familiar de una persona ingresada en el centro y, en especial a la adjunta a éste, María Juana Pérez Oier, «única persona» que a su juicio se ha interesado por el tema desde que hace un año y medio comenzó a denunciarlo públicamente.

Por todo ello, Dalda exigidó la «inmediata dimisión» de la delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María de los Ángeles Luna, por su «ineficacia y dejadez y por mirar para otro lado» en relación a la problemática de la residencia Nueva Aurora.