DESDE 2015

El Ayuntamiento de Córdoba mantiene en el aire 340.000 euros para impulsar el proyecto halal

Los 18 patronos de la Fundación Agrópolis se comprometieron a destinar 20.000 euros cada uno

Celebración del I Congreso Halal en Córdoba, en 2015
Celebración del I Congreso Halal en Córdoba, en 2015 - VALERIO MERINO

La Fundación Agrópolis, promovida por el Ayuntamiento en la etapa del exalcalde José Antonio Nieto (PP) y que lleva sin actividad desde enero de este año mientras un grupo de trabajo trata de redefinir sus objetivos, aprobó en marzo de 2015 que cada uno de sus 18 patronos donaría 20.000 euros para poner en marcha un clúster halal en Córdoba.

La idea, propuesta directamente por Nieto y que suponía una inversión inicial de 360.000 euros (340.000 si se le resta la aportación que haría el propio Consistorio como patrono), apenas pasó del acuerdo -unánime, eso sí- de los componentes de la fundación. Unos meses después el equipo de gobierno cambió de manos y pasó a estar dirigido por Isabel Ambrosio. En la última reunión presidida por Nieto, éste manifestó que el plan estratégico para el proyecto estaba muy avanzado, pero según una fuente cercana a la fundación, después de aquello nadie se volvió a ocupar de que el compromiso se ejecutara, no se requirió la donación aprobada y simplemente quedó en el aire.

La apuesta por situar a la provincia de Córdoba como referente en un mercado en crecimiento como es el de la agroalimentación adaptada a los criterios marcados por la religión musulmana fue la principal -y casi única- batalla en la que se enzarzó la Fundación Agrópolis. De hecho, el patronato encargó al Imdeec la elaboración de estudio de viabilidad sobre la potencialidad de la marca halal y sobre la creación de creación de un Parque Empresarial dedicado exclusivamente a este sector en Córdoba, que sería el segundo de Europa. Agrópolis quería entonces aglutinar al sector público-privado con intereses en el agro para exportar productos halal a países árabes.

No es que el cambio de gobierno en el Ayuntamiento haya esquinado las oportunidades y aspiraciones de la ciudad para convertirse en referente de la producción certificada halal. Lo que ha cambiado, a tenor de los acontecimientos, es el peso que la Fundación Agrópolis tendrá en un futuro clúster con sede en Córdoba y el interés de la alcaldesa por tener en cuenta el compromiso económico de los patronos.

Ambrosio cambia de «socio»

Los planes del patronato eran que fuera esta entidad, en la que además del Ayuntamiento están presentes la Diputación, la Junta y el Gobierno central a través del Ministerio de Agricultura, la universidad (UCO y Loyola) y empresas y asociaciones del sector, la que llevara la voz cantante. Los planes de Ambrosio parecen ir por otros derroteros, puesto que sus últimos movimientos al respecto los ha hecho de la mano del Instituto Halal, entidad privada con sede en Córdoba.

Precisamente en abril tuvo lugar en Córdoba un congreso que reunió a 50 empresas de toda España y a representantes diplomáticos de 15 países árabes o con importante población musulmana como Indonesia o Marruecos. La regidora lo consideró «el primer paso para la creación de un clúster halal» en Córdoba, pese a que los patronos de la Fundación Agrópolis ya habían empezado a caminar en esa dirección por otro camino y asegurando las citadas inversiones económicas. En el encuentro se habló de la necesidad de acceder a ayudas gubernamentales para impulsar el clúster, cuya creación se situó en el horizonte del verano de 2017, sin mención alguna a Agrópolis ni a los 20.000 euros acordados por patrono.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios