MUNICIPAL

El Ayuntamiento de Córdoba creará otra comisión para corregir la contaminación visual en el Casco

García aplaca el malestar de los comerciantes y avisa de que no habrá actuaciones inmediatas sino que buscará el consenso

Expositor de una tienda de souvenirs en la calle Deanes, en la Judería
Expositor de una tienda de souvenirs en la calle Deanes, en la Judería - RAFAEL CARMONA

El anuncio del presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), Pedro García, de que se pondría manos a la obra para cumplir las recomendaciones de la Unesco de reducir la contaminación visual en la zona Patrimonio del a Humanidad ha derivado en lo que derivan, de un tiempo a esta parte, la mayoría de los anuncios del cogobierno: en la creación de una comisión. Tras la reunión mantenida el lunes con los (muy enfadados) comerciantes del Casco Histórico, García ha anunciado que se constituirá una mesa de trabajo con el objetivo de llegar a un consenso sobre la materia.

El líder de IU pretende que en esta mesa se sienten, además de representantes de la Gerencia y de Sadeco, comerciantes, hosteleros y el Consejo del Movimiento Ciudadano. Una composición prácticamente idéntica a la de la mesa de veladores que tantos dolores de cabeza ha dado a García a raíz de las críticas de la hostelería. La comisión sobre la reordenación de mesas y sillas de los bares no ha arrojado resultados hasta año y medio después de su constitución, cuando empezaron a tomarse medidas como la delimitación del espacio ocupable o la retirada de veladores incumplidores. Lo mismo sucederá con la contaminación visual, según ha advertido García. No se tomarán medidas inmediatas sino que se abordará, una vez más, desde el diálogo.

Pero, ¿de qué habla Urbanismo cuando habla de contaminación visual? Aunque el foco se ha puesto inicialmente en los comerciantes del Casco, que copan las fachadas de la zona protegida con tenderetes y expositores de productos para el turista, García ha aclarado que el concepto va más allá. Los rótulos luminosos y la publicidad de entidades bancarias en el entorno de la Mezquita-Catedral o de restaurantes que ofertan menús con «carteles gigantes de salmorejos y flamenquines» están también en el punto de mira.

García ha avanzado también que se tendrán en cuenta las circunstancias de unos y otros a la hora de actuar con más o menos virulencia contra la contaminación visual. «No es lo mismo un banco que un pequeño empresario que se está ganando la vida» con una tienda de souvenirs, cuero o filigrana en el Casco Histórico de Córdoba. Cabe señalar que existe una ordenanza municipal vigente reguladora de la publicidad exterior y un plan del Casco que dispone medidas para proteger esta zona, especialmente sensible por su significancia patrimonial y turística. Estas normas no siempre se cumplen ni se hacen cumplir, al igual que sucede (o sucedía hasta hace poco) con la ordenanza de veladores.

Toda la actualidad en portada

comentarios