SERVICIOS SOCIALES

El Ayuntamiento abrirá su primer comedor social

Estará en La Foggara para reforzar un servicio que se presta desde oenegés

Voluntarios trabaando en el comedor social de Prolibertas en Trinitarios
Voluntarios trabaando en el comedor social de Prolibertas en Trinitarios - Archivo

El Ayuntamiento de Córdoba ha iniciado las gestiones para abrir su primer comedor social, una instalación dedicada a la manutención de personas en riesgo de exclusión o que ya que se encuentran en esta situación social. De momento, el Consistorio está realizando los trabajos instrumentales. Ha licitado un contrato de asistencia técnica para el diseño de una cocina en el centro de servicios sociales de La Foggara, ubicado en las Palmeras y que presta servicio en toda la zona de Poniente Norte.

Hasta el momento, este tipo de actividades se habían desarrollado por entidades ajenas al Consistorio y era la institución quien apoyaba a las organizaciones que estaban trabajando en este campo. Según la «Guía de recursos sociales para personas sin hogar», publicada por el Ayuntamiento de la capital con datos de 2015, el único comedor estable abierto es el de la fundación Prolibertas, ligada a los padres trinitarios. Tiene capacidad para 85 plazas más diez repartos a domicilio. En la publicación no aparece, pero es público en la ciudad que el centro social Rey Heredia dispone de un servicio que llama cocina abierta. Esta actividad fue paralizada por orden de la Consejería de Salud tras la denuncia de un particular. Superado el expediente sin multa, la entidad reabrió el comedor.

El Consistorio aprobó un documento político, el plan de rescate, que no establece de forma directa la creación de comedores sociales públicos pero sí un fortalecimiento de las estructuras municipales en este sentido. El cogobierno ultima los planes para incluir en el presupuesto municipal una nueva casa de acogida reciclando un edificio en desuso.

El grupo municipal de Ganemos ya abordó esta situación con el cogobierno y propuso que las instalaciones de la antigua escuela infantil Félix Ortega se convirtieran en un equipamiento dedicado a la atención a los casos más urgentes. Uno de los problemas que siempre ha tenido el Consistorio es que no dispone de personal propio para desarrollar estas actividades.

La actual casa de acogida, ubicada en Campo Madre de Dios, se encuentra gestionada por una empresa, Clece, que desarrolla estos trabajos desde 2006 aunque con un reglamento de funcionamiento y un régimen económico fijado desde el Consistorio.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios