BUJALANCE

Ingresan en prisión los seis detenidos por apedrear a dos guardias civiles

AUGC aplaude la medida y exige más medios y recursos para evitar nuevos episodios

El coche patrulla apedreado
El coche patrulla apedreado - ABC

El Juzgado de Instrucción nº 2 de Montoro ha decretado el ingreso en prisión de las seis personas detenidas ayer por agredir a dos guardias civiles del puesto de Bujalance para impedir que pudieran detener a un delincuente sobre el que pesa una orden de búsqueda, detención e ingreso en prisión, el cual consiguió huir debido a la actuación de dichos individuos.

AUGC se congratula de la decisión judicial adoptada, porque viene denunciando durante los últimos años el preocupante incremento y agravamiento de las agresiones a guardias civiles, siendo actualmente Bujalance una de las localidades donde más casos se producen.

Por otro lado AUGC espera que las declaraciones realizadas hoy por el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, no queden en agua de borrajas y efectivamente se «extremen las medidas» necesarias para atajar tan preocupante situación, empezando por un incremento considerable de la plantilla de la Guardia Civil en el puesto de Bujalance, así como la habilitación de los medios materiales y recursos humanos necesarios.

Los hechos ocurrieron el sábado pasado cuando una patrulla de la Guardia Civil del puesto de Bujalance detectó la presencia de un delincuente sobre el que pesa una orden de búsqueda, detención e ingreso en prisión, y que emprendió la huida en un vehículo conducido por otra persona.

Cuando los agentes consiguieron darle alcance y procedían a su detención ya en el interior de la conocida Barriada de Santiago fueron agredidos por numerosos vecinos, que les golpearon y empujaron, de modo que uno de los guardias civiles se cayó por la escalera de las viviendas en las que operaba. Esta situación provocó que el delincuente pudiera huir y que su detención fuera imposible.

«Vamos a tener que sacar las escopetas»

Según informa la Asociación Unificada de la Guardia Civil en Córdoba, «para no sufrir mayores daños los dos guardias civiles se vieron obligados a marcharse del lugar, puesto que los agresores les apedrearon y les rompieron los cristales del vehículo. Cuando los agentes ya habían conseguido separarse a cierta distancia para poder solicitar el apoyo de otras patrullas, uno de los agresores se acercó a ellos amenazándoles y les dijo: 'Esa pistola que tienes ahí algún día la voy a utilizar contra vosotros… vamos a tener que sacar las escopetas'», tal y como detalla la AUGC.

No es la primera vez que suceden hechos similares en la Barriada de Santiago, donde son numerosas las situaciones de ese tipo. Uno de los últimos episodios se vivió el 27 de junio tras un tiroteo entre varios vecinos. Los agentes que se personaron en el lugar recibieron amenazas de muerte.

La AUGC reclama que se adopten con carácter urgente las medidas necesarias para atajar «una situación tan preocupante».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios