BALONMANO

El Ángel Ximénez sucumbe con claridad en Guadalajara

Los de Quino Soler fueron de más a menos y perdieron por 35-26 ante el Quabit

El Ángel Ximénez durante un encuentro liguero
El Ángel Ximénez durante un encuentro liguero - RAFAEL GOBANTES

El Ángel Ximénez volvió a perder en su visita a Guadalajara por 35-26. Los cordobeses fueron de más a menos y acabaron derrotados con claridad frente a unos arriacenses que se gustaron por momentos. El Quabit Guadalajara de César Montes tenía una larga lista de ausencias para la cita frente al Ángel Ximénez Puente Genil. A Javi Parra, Pedro Fuentes y Sergio Valles se les unió Mikel Redondo tras sufrir en Puerto de Sagunto una luxación abierta en el pulgar de la mano derecha. El equipo dirigido por Quino Soler afrontaba la duodécima jornada de la Liga ASOBAL con mayor tranquilidad después de derrotar al Granollers en su anterior cita competitiva.

Los primeros minutos mostraron a una escuadra visitante más metida que los alcarreños. Sustentaron su juego en la efectividad del lateral Novika Rudovic, uno de los máximos artilleros de la categoría, y la buena actuación bajo palos de Jorge Oliva. Sin embargo, el Quabit iba poco a poco a despertar gracias a la participación del veterano José Javier Hombrados en portería y a un inspirado Chema Márquez. El tanteador fue encarrilándose para los anfitriones que se colocaron con ventaja de tres (8-5) mediado el primer acto.

Las dos exclusiones consecutivas de Rudovic y Muñoz condicionaron a los pontaneses y su rival elevó la diferencia a cinco goles (12-7). A Quino Soler no le gustaba lo que estaban mostrando sus hombres sobre la pista y les abroncó en un tiempo muerto por ello. Solo la contribución ofensiva de Atsushi Mekaru no elevó en demasía el resultado en el Pabellón David Santamaría. No obstante, el gran choque de Márquez para el Balonmano Guadalajara y las incesantes pérdidas de balón del Puente Genil dispararon a siete la diferencia al descanso (20-13).

Ya en el segundo acto, Soler introdujo a Álvaro De Hita en la meta. Pese a la mejoría de los primeros minutos que vio recortada la distancia a cinco, el Guadalajara despertó de su pausado sueño para situarse nueve por encima (27-18). Vital fue la predisposición de José María Bozalongo y los goles de Víctor Montoya en este instante del partido. El Avia, golpeado duramente por el empuje local, bajó los brazos y permitió que sus contrarios se gustaran con varias acciones que levantaron al respetable de sus asientos.

Las tres opciones desde los siete metros marradas por el Ángel Ximénez en la recta final vinieron acompañadas del recital de Márquez arriba. El resultado arrojó un contundente 35-26 a la conclusión del encuentro.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios