La defensa del Ángel Ximénez este miércoles ante el Logroño La Rioja
La defensa del Ángel Ximénez este miércoles ante el Logroño La Rioja - M. G.
BALONMANO

El Ángel Ximénez Avia de Puente Genil cae con claridad ante el Logroño La Rioja (25-32)

El conjunto de Quino Soler no sale del bache de resultados y se acerca al descenso

PUENTE GENILActualizado:

Desfondado en un segundo acto de reiterada inoperancia en ataque y crónica vulnerabilidad defensiva, el Ángel Ximénez AVIA Puente Genil amplifica su crisis al tatuarse su quinta derrota consecutiva. El BM Logroño La Rioja, cimentado en su estabilidad y consistencia, tumbó a los de Quino Soler, doblegándolos con 19 goles desde el retorno de los vestuarios hasta afianzar el triunfo por 25-32.

Quino Soler remodeló su siete inicial, eligiendo en la primera línea a Chispi y Rudovic. El lateral izquierdo montenegrino firmó cuatro goles antes de, inexplicablemente, reposar en el banquillo durante un lapso demasiado prolongado. El cuadro de Jota González, que también venció holgadamente en su última salida, doblegando al Puerto Sagunto por 21-30, se despegó de su oponente en el comienzo desequilibró que compensó el Ángel Ximénez a partir del primer tercio del acto inicial.

Los riojanos imponían su altura, sobresaliente en hombres como Ángel Montoro, Rubén Garabaya –incombustible y pétreo en la retaguardia- y Paredes y solían convertir en tantos acciones ofensivas tan monótonas como efectivas.

El Ángel Ximénez abusaba insistentemente de los conductos centrales, obligando a los extremos, José Cuenca y Curro Muñoz, a abandonar sus posiciones de referencia para conectar con el balón. El técnico visitante trató de frenar la recuperación local sustituyendo al portero Krupa por Aguinagalde, uno de los elementos fundamentales en la aceleración irrefrenable del BM Logroño La Rioja que, finalmente, le deparó los dos puntos que se discutían en el Pabellón Alcalde Miguel Salas.

La segunda unidad de Quino Soler, representada por Nacho Moya y Juanlu Moyano hizo decrecer el rendimiento de un Ángel Ximénez relegado a las posiciones próximas al descenso cuando restan dos fechas para la conclusión de la primera vuelta. Una ubicación que chirría con las expectativas generadas en el período estival y con el nivel que se les presume a varios miembros del plantel pontanés.

Las pérdidas incomprensibles del Ángel Ximénez dibujaron un resultado de 11-13 al final del primer capítulo. La vuelta de Rudovic a la pista y su inmediato gol generaron unas previsiones efímeras e irreales. El Ángel Ximénez únicamente alcanzó una igualada a dos goles como parcial mientras su rival procedía con dos jugadores menos por las exclusiones coexistentes de Rubén Garabaya y Ángel Montoro.

El BM Logroño La Rioja ensanchó su ventaja hasta las cuatro dianas y apreció rápidamente que, solamente con firmeza y seguridad, conquistaría el feudo del Ángel Ximénez. La diferencia a favor de los hombres de Jota González creció hasta los nueve goles, coyuntura a la que asistían atónitos los anfitriones únicamente sustentados por las incursiones pletóricas de fe de David Jiménez y las aportaciones esporádicas de Leo Almeida y Curro Muñoz.

La grieta final, 25-32, se equipara, a excepción de la lógica que impone el Barcelona, a la mayor derrota encajada por el Ángel Ximénez Avia de Puente Genil en este curso, soportada en tierras oscenses. La escuadra de Quino Soler, agotadas trece jornadas, registran 8 puntos, salvándose mínimamente de las dos plazas que abocan al descenso.