Un agente de la Policía Nacional
Un agente de la Policía Nacional - ABC
SUCESOS

Dan de alta al policía de paisano agredido en plena calle en Córdoba

El agente fue atacado por cuatro personas en Huerta de la Reina, que le golpearon en una cabeza con un palo; ha necesitado diez grapas

CÓRDOBAActualizado:

El agente de la Policía Nacional de paisano que sufrió el pasado 5 de mayo una brutal agresión en plena calle ya ha sido dado de alta y se encuentra en su domicilio recuperándose. Según ha podido saber este periódico, al hombre le han puesto diez grapas en la cabeza y presenta numerosas contusiones por todo el cuerpo tras la paliza que le propinaron cuatro individuos en Huerta de la Reina, en el pasaje Maruja Cazalla.

Los atacantes ya han sido identificados y la Brigada de Policía Judicial está instruyendo las preceptivas diligencias «para que puedan ser juzgados por un delito de atentado a agente de la autoridad», apunta el sindicato de la Unión Federal de Policía.

La agresión se produjo en torno a las 2.00 horas del sábado. El agente, que estaba fuera de servicio, paseaba por la zona de Arroyo del Moro cuando un hombre, «con antecedentes y que conocía al policía», comenzó a insultarlo y amenazarlo. A continuación, empezó a agredirlo, si bien el agente logró reducirlo en un primer momento.

Entonces, otras tres personas, familiares del primero, acudieron al lugar, rodearon al policía y empezaron a propinarle golpes por todo el cuerpo. Uno de ellos le agredió con un palo de madera en la cabeza.

Hecho «inadmisible»

Gracias a la actuación de otro policía que se encontraba igualmente fuera de servicio», y que fue «alertado por los gritos que se estaban produciendo, y al vivir en la zona, bajó rápidamente, consiguiendo apartar y retirar de la zona al agente agredido, para así evitar que siguiesen golpeándolo», indica la UFP.

La Unión General de Trabajadores de Córdoba (UGT) ha manifestado su solidaridad con la Policía Nacional y, en concreto, con el agente agredido. El sindicato condena esta acción violenta que, una vez más, «viene a demostar la complicada situación que viven en muchas ocasiones los agentes de los Cuerpos de Seguridad», apunta en una nota.

Así, para UGT «resulta inadmisible que un agente tenga que vivir con el miedo de ser asaltado por el mero hecho de cumplir con su obligación en el desempleño de su actividad laboral».