EN CLAVE DE FUTURO

Almendras Morales, un imperio vigilante del mercado

La empresa, creada en 1910, se ha convertido en una de las más importantes de Córdoba por volumen de negocio

Francisco Morales, entre almendros en flor
Francisco Morales, entre almendros en flor - ABC

Con más de un siglo de historia, Almendras Morales se ha convertido en una de las empresas cordobesas más importantes por volumen de negocio. Poco se podía imaginar Mateo Morales Ruiz cuando en 1910 puso en marcha en la aldea prieguense de Zamoranos esta empresa que se ha convertido en todo un referente a nivel nacional de este fruto seco.

Fue en 1975 cuando su nieto Francisco Morales Jiménez tomó el bastón de mando de la compañía. Desde ese momento se inició un fuerte proceso de industrialización y modernización de las instalaciones productivas, realizando sucesivas ampliaciones con el paso de los años. En este sentido, la firma agroalimentaria está embarcada en un relevante proyecto interno. Se trata de una nueva fábrica ubicada a un kilómetro de la ubicación del recinto abierto actualmente.

El crecimiento experimentado por Almendras Morales en los últimos años ha sido muy destacado. De esta forma, en 2011 sus ventas alcanzaron los 87 millones de euros, mientras que el pasado ejercicio lo cerraron en unos 130 millones, lo que supone un incremento cercano al 50 por ciento. Esta cifra les coloca en el «top ten» de las empresas con más facturación en Córdoba.

El máximo responsable del grupo, cuya plantilla supera el centenar de personas, explica que este crecimiento no ha venido de una mayor producción, que se ha mantenido estable en unos 40.000 kilos diarios de almendra. Un factor decisivo en esta mejora ha sido el encarecimiento del producto hasta en un 100 por ciento desde 2012, ya que su precio en el mercado ha pasado desde entonces de tres a seis euros de media.

Morales indicó que «no sabemos cuánto durará esta situación, pero sería deseable que no se alargara mucho porque puede repercutir en el consumo y en la pérdida de mercados». Un aspecto que preocupa profundamente al empresario prieguense es la superproducción mundial prevista para la almendra en los próximos años, con ejemplos claro como España, que pasará de 50.000 a 200.000 toneladas, o Portugal y Estados Unidos, que elevarán sus cosechas un 300 y un 25 por ciento, respectivamente. La consecuencia inmediata de esta realidad es una presumible caída de precios, que ya está afectando a la firma.

Pendientes de la UE

Los responsables de Almendras Morales están especialmente pendientes de los cambios del mercado debido a que en torno al 80 por ciento de su facturación se genera fuera de España, con especial incidencia en los países pertenecientes a la Unión Europea (UE), aunque sus productos pueden encontrarse por todo el mundo. El año pasado intentaron aumentar su presencia en Rusia, pero el proceso está siendo «muy complicado» debido a las dificultades para obtener crédito, una situación que también ocurriendo en países como Grecia. La compañía cuenta con filiales en Portugal y en Chile.

La diversificación de su actividad también ha sido una dominante. En 2012 se creó la marca Viñedos de Pozanco en la comarca pacense de Tierra de Barros. «La bodega va bien», según recalcó Morales, porque anualmente comercializan unas 150.000 botellas de vino tinto y blanco de las variedades Coupage y Sinoble.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios