Isabel Ambrosio, en su intervención en el debate del estado de la ciudad
Isabel Ambrosio, en su intervención en el debate del estado de la ciudad - VALERIO MERINO
ESTADO DE LA CIUDAD

La alcaldesa de Córdoba se defiende y cree que «está en el camino»

Niega la ausencia de gestión y afirma que todo lo prometido se está desarrollando

CÓRDOBAActualizado:

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ve las cosas bien. O muy bien. Usando la terminología Logse, todo progresa adecuadamente. «La ciudad de Córdoba está en el camino», ha afirmado como corolario de su primera intervención en el debate sobre el estado de la ciudad en el que tiene que rendir cuentas de su gestión. La regidora no entiende de parálisis o niega la mayor, que es su línea de flotación. La gestión de su equipo está alcanzando todo donde llega la vista.

Los catorce compromisos asumidos como programa de gobierno están realizados en marcha incluso en esos casos donde, si no se conoce, es porque no se ha contado. Por ejemplo, Ambrosio dijo en su discurso que el Consistorio ya tiene un plan de movilidad para el Hospital Universitario Reina Sofía, cosa de la que no se tenía noticia.

Hubo autocrítica, sí, pero que tienen que ver con causas exógenas y no endógenas. El Ayuntamiento se ha encontrado con los problemas generados por los recortes del PP o la nueva regulación burocrática que ha exagerado los trabajos de contratación. Esa autocrítica se generó con una medida. Se creará un nuevo departamento de contratación con un nuevo organigrama con el objetivo de aliviar la carga administrativa.

También, pellizco para el PP local, a quien le echó directamente la culpa del parón generado en el Centro de Convenciones, «una obra mal planteada desde el principio» que es lo que ha impedido la realización del proyecto tal y como estaba previsto. Ambrosio aseguró que su política estará presidida por la firmeza de cara a que Córdoba «no reciba solo las migajas».

Segunda intervención

En su segunda intervención, la alcaldesa aseguró que se ha cambiado el modelo recuperando el modelo de ciudad. «Que no es el de los recortes, de la pérdida de derechos de un ayuntamiento menor de edad», afirmó. Reclamó una Córdoba donde se negocia, accesible y atractiva para invertir.

Acusó al PP de haber puesto la contabilidad por encima de las personas en su mandato y negó que los metros cúbicos de hormigón sea un valor por sí mismo. Abogó por el conocimiento y el saber hacer. «Tenemos la voluntad de acabar lo que se empieza«, dijo.

Ambrosio reclamó al Gobierno central la ejecución de las dos estaciones del cercanías que faltan y aseguró que la Junta tiene que desarrollar el nuevo Materno. A ambas le pidió un acuerdo para la culminación de la Variante Oeste. «Debemos ser más firmes sin mirar el interés político», afirmó.

La alcaldesa presumió de tener un gobierno municipal amparado por tres partidos políticos y alejado del «ordeno y mando» que es modelo que idenitifica. Aseguró que su equipo quiere gestionar la ciudad con la confianza de la ciudadanía para poner en marcha «un modelo progresista». Defendió también el modelo de comisiones de asesoramiento precisamente para la negociación de las medidas. Con un modelo que tiene el apoyo de la ciudadanía.

En el discurso de cierre del debate, la alcaldesa agradeció el tono de todos los partidos y aseguró que, pese a las diferencias, la pedagogía se impone en el salón de plenos. Abogó por respetar todos los acuerdos políticos que se alcanzaron desde el principio del mandato con quien sí quiso «arrimar el hombro».

La alcaldesa no negó el diferencial de los datos de desempleo pero recordó que se trata de datos de la provincia en los que el mercado de trabajo de la capital supone un 50 por ciento.

Proposiciones

Ya sin derecho a réplica, la alcaldesa abogó por un plan para la sostenibilidad social de forma que los que más tienen, pongan más en favor de los que menos tienen, sea más inclusiva e incorpore una política ambiental más relevante. Más transporte público, canales de comercialización alimentaria más cortos, colaboración institucional interpartidista

Abogó por mejoras de la ciudad (consolidada y peruiférica) y el incremento de interés turístico y cultural. Ronda del Marrubial y el Pabellón de la Juventud fueron los dos proyectos fundamentales que sí citó por su nombre. Abogó por encontrar el modo de que los parcelistas tengan servicios como agua y luz respetando la legalidad.

Explicó que la ciudad se encuentra en las mejores circunstancias para explotar la logística como un sector de futuro. Abogó también por programas para traer a la ciudad a los jóvenes que hayan tenido que marcharse y puso el ejemplo del hospital privado de Quirón Salud que está buscando profesionales. Y defendió la política municipal para incrementar las tecnologías de la información por medio de un documento con cien ideas, que los profesionales del sector aseguran que se ha abandonado.

Ambrosio propuso, detalladamente, una bonificación tributaria específica para empresas que se instalen pero sobre todo las que vayan a Rabanales 21, entre un 20 y un 95 por ciento del impuesto de obras. Lo mismo se propone para el IBI y el IAE como una forma de hacer atractivo al parque tecnológico. Reclamó que el Imdeec se vuelque en la formación y en la capacitación. Además, pidió a los cordobeses que eleven la autoestima de quien es capaz de conseguir lo que se propone.