ENFRENTAMIENTO

El alcalde de Baena no se desdice: «Los trabajadores están malcriados»

El socialista Jesús Rojano insiste en rebajar las retribuciones de productividad

Jesús Rojano, alcalde de Baena
Jesús Rojano, alcalde de Baena - ABC

El curso político ha comenzado en Baena como terminó, con la agria situación que se vive en el Ayuntamiento con el enfrentamiento entre los trabajadores y el equipo de gobierno como protagonista. En la sesión plenaria de julio, antes del parón estival, el PSOE, en mayoría absoluta, sacó adelante una moción por la que se iniciaba un proceso de lesividad para anular el decreto de Alcaldía que regula las retribuciones de productividad y que deja a 40 trabajadores sin este suplemento económico. En el debate el alcalde, Jesús Rojano (PSOE), argumentó que «hemos malcriado a algunos trabajadores que consideran que tienen más derechos que obligaciones».

En el primer Pleno tras las vacaciones, la oposición instó al regidor a «pedir disculpas públicamente a los trabajadores». Ante esta solicitud la respuesta de Rojano fue que «no pido disculpas, porque es lo que pienso» y recordó que «también dije que la mayoría son buenos trabajadores». El presidente del Pleno apuntó que «no insultamos a nadie, describimos» y reconoció que «quizá no lo tuve que decir en la sesión».

Petición de destitución

El portavoz de Ciudadanos, Miguel Jurado, leyó una carta de los trabajadores en la que manifiestan su «disconformidad y profundo malestar» por esas declaraciones y en la que piden «el cese de la delegada de Personal», ya que creen que «por su parte se vienen produciendo situaciones de trato irrespetuoso y denigrante hacia algunos trabajadores». La edil del PP, Cristina Piernagorda, indicó que «nos unimos y exigimos esta petición», ya que «la delegada se ha demostrado incapaz de empatizar con los trabajadores».

Piernagorda reprochó al alcalde que «mintió al Pleno, a los trabajadores y al pueblo», porque el informe en el que se basaban para la anulación del decreto de productividad «tiene entrada del 5 de agosto», días después de la sesión plenaria. La edil popular también resaltó «las irregularidades» de dicho informe entre las que destacó que «está firmado por un ingeniero y no por un abogado», por lo que, dijo, «no sirve para nada». En el mismo sentido se manifestó el portavoz de IU, David Bazuelo, que calificó las retribuciones por productividad en el Ayuntamiento como «un desbarajuste completo». El alcalde defendió a la concejal de Personal y recordó que «los criterios para establecer la productividad tienen que pasar por Pleno, y no voy a firmar más decretos hasta que no esté regularizado».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios