LOS PEDROCHES

Los agresores del veterinario de Hinojosa la toman ahora con los técnicos

Los tratantes de ganado amedrentan al personal de la OCA con aumentar la violencia

Vacas en una explotación ganadera
Vacas en una explotación ganadera - ARCHIVO

Los capítulos de tensión y amenazas que vienen sufriendo veterinarios y trabajadores de las Oficinas de Los Pedroches en los últimos tiempos no cesan. En esta ocasión, fueron los trabajadores de la Oficina Comarcal Agraria (OCA) Pedroches II situada en Hinojosa del Duque las víctimas siendo objeto de fuertes amenazas por parte de los mismos tratantes de ganado que el pasado mes de agosto propinaron una paliza a un veterinario de la OCA de Pozoblanco, con lo que siguen incrementado su historial de amenazas.

Según relatan fuentes consultadas por este periódico, los dos ganaderos se personaron ayer en la oficina de Hinojosa y amenazaron a los trabajadores indicando que, si no se paraliza una orden que afectaría al ganado de su propiedad, «lo de Pozoblanco no va a ser nada con lo que harán en Hinojosa».

Al parecer, esa orden podría ser ejecutada hoy mismo en una explotación en el término municipal de Villanueva del Duque de la que se llevarían las vacas para su sacrificio dadas las irregularidades encontradas en dicha explotación en sucesivas inspecciones realizadas por la autoridad sanitaria. De ahí, que durante la jornada de hoy es posible que se refuerce la seguridad policial para evitar cualquier altercado dada la actitud agresiva que vienen demostrando los sujetos y las intenciones que habrían verbalizado.

Una gris historia

En esta ocasión, las amenazas han sido verbales y los individuos no han actuado como ya lo hicieran en Pozoblanco, donde provocaron lesiones a uno de los veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria Pedroches I. Aún así, los trabajadores han acudido al cuartel de la Guardia Civil para interponer la correspondiente denuncia y relatar lo sucedido. Las amenazas se habrían producido después de que los dos individuos pidieran hablar con el director de la OCA, que no se encontraba ese momento en la oficina.

Sin duda, esta es una gris historia que vivió su episodio más duro el pasado 24 de agosto cuando dos individuos, que fueron detenidos y puestos en libertad con cargos posteriormente, acudieron a la OCA de Pozoblanco y agredieron sin terciar palabra a uno de los veterinarios. La situación llegó a tal extremo que los dos agresores intentaron tirar por el hueco de la escalera a su víctima, situación que no se produjo gracias a la intervención de otros ganaderos y los propios trabajadores que se encontraban en ese momento en la OCA.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios