Andalucía - Córdoba

Absueltos los dos sanitarios acusados por la muerte de un bebé en Córdoba

El fiscal retiró los cargos contra la matrona y el tocólogo por los hechos ocurridos en el hospital de Montilla

Una mujer en el paritorio de un hospital
Una mujer en el paritorio de un hospital - ABC

El Juzgado de lo Penal número 3 de Córdoba ha dictado una sentencia por la que absuelve a un hombre y una mujer, ambos sanitarios, acusados de una falta de homicidio por imprudencia leve, por su actuación en el parto de un bebé que murió 22 días después en el Hospital Reina Sofía de la capital cordobesa.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes judiciales, que detallan que el fiscal retiró la acusación, tras pedir inicialmente multas de unos 405 euros para ambos, y la resolución se basa en que la matrona «actuó correctamente» y en la actividad del tocólogo «no hay ninguna irregularidad», tras las declaraciones de forenses en el juicio, según han apuntado las fuentes.

Los dos procesados ejercían como matrona y tocólogo, respectivamente en el Hospital de Montilla, donde nació el bebé, aunque la denuncia por la actuación de los profesionales fue interpuesta en mayo de 2008.

En concreto, la madre acudió al hospital montillano el día 25 de diciembre de 2007, porque era «gestante de 39 semanas con contracciones cada cinco minutos». Tras la evaluación correspondiente, quedó ingresada en el centro. Así, sobre las 23.40 horas, se extrajo al recién nacido «con fórceps por pérdida de bienestar fetal».

Falleció a las dos semanas

Después de «la extracción», el recién nacido presentaba «un latido cardíaco bajo y ausencia de respiración espontánea», por lo que fue «necesario intubar, sin recuperar tono muscular, ni recuperación espontánea», según detallaba inicialmente el fiscal, que explicó que «en la primera hora de vida recuperó la respiración, sin necesidad de oxígeno suplementario». No obstante, a partir de las cuatro horas de vida «presentó secreciones muy espesas, que obstruían el tubo endocraneal y la boca".

Al respecto, se produjo «un empeoramiento de la auscultación cardiopulmonar y deterioro respiratorio importante», que hizo «necesario» una nueva intubación y el traslado a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) neonatal del Hospital Reina Sofía, con diagnóstico de «sufrimiento fetal agudo y depresión respiratoria».

Una vez en dicho centro hospitalario, la evolución fue «desfavorable desde el principio», de manera que falleció el día 15 de enero del año 2008 por «hipóxico-isquémica severa y sepsis por S.Viridans», según relataba el Ministerio Público.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios