Juicio en Pozoblanco

El abogado de dos de los acusados de violación dice que la joven incurre en «contradicciones tremendas»

Segunda declaración de la cordobesa presuntamente violada por cuatro de los acusados de abusos grupales en Sanfermines

El abogado Agustín Martínez, a su llegada a los Juzgados de Pozoblanco - ABC

La joven presuntamente drogada y violada por cuatro de los acusados de agresión sexual colectiva en la fiesta de los Sanfermines, «ha incurrido en numerosas contradicciones», tanto con respecto a sus primeras declaraciones ante la Policía Foral como ante la propia magistrada del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Pozoblanco, según ha señalado el abogado de dos de los acusados, Agustín Martínez, a la salida de la sala donde se celebra la vista.

«Las contradicciones son tremedas», ha llegado a señalar. Por contra, las de los siete testigos que también han sido citados a declarar hoy «van en la misma línea y no tienen que ver con lo que la chica ha declarado», ha abundado.

Previamente, el abogado de la acusación señaló que la joven se enfrentaba hoy «bien, dentro de lo que cabe» a su declaración ante la juez. Se trata de su segunda declaración, ya que en la primera los abogados de los acusados no pudieron estar presentes y «entendíamos que era absolutamente necesaria nuestra presencia para someterla a principio de contradicción y pudiera contestar a las preguntas nuestras; con buen criterio, la juez ha entendido que debía repetirse, la suya y la de otros testigos que en su día ya declararon ante este Juzgado».

Concretamente están siendo siete los que han sido citados para hoy y «hay de todo», según ha apuntado Agustín Martínez, desde el portero del local en la Feria de Torrecampo «donde supuestamente estuvieron» en mayo pasado, hasta amigos de la denunciante y «personas que estuvieron con ellos esa noche y pueden explicar bajo su punto de vista qué es lo que supuestamente ocurrió».

Este letrado ha negado también que sus defendidos usaran burundanga para dorgar a la joven de 21 años, y ha comentado que la principal prueba de cargo contra los acusados, un vídeo que uno de ellos grabó donde podría constar la supuesta violación, podría no tener validez legal. Y es que, según el letrado, «esa grabación forma parte de la instrucción del caso abierto por la Policía Foral de Navarra y forma parte de otro sumario» y «no debe admitir como prueba» en el procedimiento cordobés porque no se ha obtenido ajustada a derecho en términos de legítima defensa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios