DEVOCIÓN

La Virgen de las aguas que curan en Córdoba

La imagen de Nuestra Señora de la Fuensanta está atribuida al círculo de Mercadante, en la segunda mitad del siglo XV

La Virgen de la Fuensanta, a su salida del santuario
La Virgen de la Fuensanta, a su salida del santuario - ARCHIVO
R. C. M. Córdoba - Actualizado: Guardado en:

La Virgen de la Fuensanta es una de las devociones históricas de Córdoba desde los últimos años de la Edad Media. Se trata de una imagen fechada en el la segunda mitad del siglo XV y que está tribuida al círculo artístico de Lorenzo Mercadante de Bretaña, artista afincado en Sevilla entre 1453 y 467.

La Virgen de la Fuensanta, copatrona de la ciudad de Córdoba y cuya festividad se celebra el 8 de septiembre (fiesta local y, por tanto, al mismo nivel que la del Custodio San Rafael), cuenta con una fuerte veneración. Narra la leyenda que la Virgen se le apareció milagrosamente entre 1442 y 1450, junto a un pozo, a Gonzalo García. El lugar exacto de la aparición es el interior del tronco de una higuera en la huerta de Albacete, un espacio en el que pudo existir antiguamente un monasterio o ermita, tal vez la de Santa María de las Huertas. Allí la Virgen quiso aliviar la tribulación de Gonzalo García y le dijo que tomase agua de la que luego se llamaría Fuente Santa, y que sirvió para curar a su esposa y a su hija de las enfermedades que padecían.

Humilladero en 1494

La imagen, de mármol o alabastro, se encontró rota en la propiedad de Gonzalo García, quien la guardaba con veneración. Por ese motivo se hizo otra de barro cocido, que ha sido sometida a numerosos retoques. Es una imagen representada de pie, coronada, de larga cabellera y revestida de una túnica con pliegues amplios, no muy ondulados y verticales que cubren la imagen hasta los pies, sosteniendo al niño en su brazo izquierdo.

La imagen se depositó en la Catedral de Córdoba hasta la construcción del humilladero en 1494. Hay dos momentos muy especiales que prueban la devoción a la Virgen de la Fuensanta. En 1987, cuando fue nombrada patrona de las cofradías de la Semana Santa de Córdoba, y para ello acudió a la Catedral de Córdoba; y su coronación pontificia, el 2 de octubre de 1994. En aquella ocasión, el Papa San Juan Pablo II se refirió a ella como patrona de Córdoba. En 2011, la Agrupación de Hermandades de Córdoba recuperó la procesión presidida por la Virgen de la Fuensanta por las calles del barrio en el que se encuentra su santuario y en 2014 llegó a la Catedral por la mañana del día 7 para volver triunfalmente en la tarde y noche.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios