CABRA

La restauración del manto de la Soledad durará año y medio

Los bordados se pasarán a un nuevo soporte en terciopelo de Lyon de color similar en unos trabajados dirigidos por Jesús Rosado

Jesús Rosado explica los trabajos de restauración
Jesús Rosado explica los trabajos de restauración - FELIPE OSUNA
FELIPE OSUNA - abccordoba Córdoba - Actualizado: Guardado en:

El manto de Nuestra Señora de la Soledad y Quinta Angustia de Cabra será restaurado en el taller de bordados y restauración de Jesús Rosado, tras la aprobación del proyecto en el cabildo de hermanos. Así, en la tarde de este viernes el propio restaurador daba a conocer en una conferencia, celebrada en presencia de la titular de la hermandad en la Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios, el contenido de los trabajos que se llevarán a cabo y que consistirán en pasar los bordados a un nuevo soporte en terciopelo de Lyon de color similar al que fue utilizado en su confección, un azul marino oscuro. 

Un manto a juego de la saya que se estrenó el Sábado Santo de 1871 cuyos trabajos se prolongaron  por un periodo de 3 años, siendo bordado en el convento egabrense de las RR.MM. Agustinas Recoletas. Rosado es un bordador y conservador ya conocido en la ciudad egabrense pues ya ha realizado con anterioridad la restauración del terno de Nuestra Señora del Rosario de Gloria que se venera en la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán o en la confección del simpecado de la hermandad filial de Cabra de Nuestra Señora del Rocío.

Hay que recordar que en el año 2013 la imagen de la Soledad, salida de la gubia de Pedro de Mena, volvía a lucir la saya tras ser restaurada en el taller del cordobés José Luis Guerra, quien pasó  los bordados a un paño de terciopelo nuevo, limpiando y consolidando además las piezas que se encontraban deterioradas.

El Sábado Santo de 2017 se verá una estampa distinta de la Virgen sin su habitual manto de salida

En el caso del manto, quizás la obra cumbre del extinto taller de bordado de las Agustinas de Cabra, será intervenido en breve por el restaurador afincado en Écija. De hecho, el contrato fue firmado en presencia de todos los asistentes a la conferencia y, aunque no se pronunció, el presupuesto previsto de éste asciende a unos 48.000 euros, siendo el plazo de ejecución de los trabajos de año y medio, por lo que el Sábado Santo de 2017 veremos una estampa distinta de la Dolorosa sobre su peana de carrete.

Durante la conferencia, Rosado detalló la obra a tratar destacando su diseño «peculiar y genuino», señalando además que en su conjunto se aprecian distintos estilos que se conjugan de forma perfecta. El restaurador indicó que el proceso de bordado con el que fue realizado es «exquisito», ejecutado sobre el propio soporte de terciopelo desde el centro hasta los extremos, sobre el bastidor. Asimismo, la gran cantidad de cartulinas que presenta su diseño se encuentran directamente bordadas, con la dificultad que conlleva, habiéndose utilizado varias hilaturas entre la que se encuentra la denominada como «camaraña».

Rosado, además, destacó que debido a la finura de los hilos el bordado posiblemente se ejecutara en horas diurnas debido a la dificultad de la ejecución y visto el perfecto acabado. Cabe reseñar que el manto presenta elementos vegetales con cartelas en las que figuran motivos de la pasión y la cola –denominada en Cabra como «de cigarrón» – se decora con una escena del Monte Calvario con las tres cruces vacías. Además, presenta un perímetro de hojas de yedra y deja un espacio central liso.

Un trabajo minucioso

Por otro lado, hay que subrayar que el estado de conservación del propio bordado es aceptable, si bien presenta algunas roturas, deshilachados y abertura de puntadas, lo que no ocurre con el soporte, que constituye el terciopelo. Para procurar una buena restauración, será necesario elaborar un proceso fotográfico para poder efectuar un despiece total de la obra y así poder pasarse los bordados a un nuevo terciopelo también de Lyon, con un 14 por ciento en seda. Un nuevo soporte que irá adherido a un lienzo que se encargará de soportar el peso del bordado. Asimismo, el artista subrayó la complejidad que presenta el tener que evitar que se generen perfiles en los bordados al fijarlos al nuevo soporte.

Finalmente, en su intervención, Jesús Rosado resaltó continuamente que en el manto de la Soledad se aprecia una magnífica interpretación del diseño salido del puño de un profesor de dibujo del Instituto Aguilar y Eslava de Cabra.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios