El restaurador, junto a responsables de la cofradía y al párroco
El restaurador, junto a responsables de la cofradía y al párroco - S. N. T.
OBRA CLAVE

La restauración del Cristo de la Sangre de Baena certifica la autoría de Pablo de Rojas

Salvador Guzmán trabaja en la policromía de la imagen y realiza una nueva sujeción a la cruz

BAENAActualizado:

El Cristo de la Sangre de Baena, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2015, ha vuelto a su templo tras ser restaurado por las manos de Salvador Guzmán, quien afrontó su primera restauración en 1985. En este segundo trabajo se le ha realizado una limpieza más exhaustiva, «lo que nos ha permitido recuperar la policromía prácticamente original» puntualizaba el restaurador. En este proceso el Cristo se ha confrontado con otras obras del imaginero Pablo de Rojas, maestro de Juan Martínez Montañés, y «podemos defender que estamos ante una imagen de Pablo de Rojas auténtica».

En palabras de Salvador Guzmán se trata de «una imagen extraordinaria dentro de su producción cristífera. El Cristo Crucificado de Pablo de Rojas vivo más importante que hay». El restaurador databa la talla entorno al «1600-1601, una imagen de tránsito del Renacimiento-Manierismo al Barroco» y apuntaba que «esta imagen concretamente es un eslabón muy importante en esa cadena del conocimiento que supone la imaginería andaluza».

Desprendimientos

Además de la limpieza, en esta última restauración del Cristo de la Sangre se ha intervenido en los desprendimientos de la policromía que presentaba, ya que «se daba un cierto rechazo de la preparación a la pintura» y se ha actuado «unos adhesivos similares a los originales y lo que hacemos es restituir y volver a pegar», explicó Salvador Guzmán, quien alertó de que «la tendencia a estos desprendimientos sigue latente».

También se ha resuelto el problema de la sujeción de la imagen a la cruz, «que provocaba ciertas tensiones que marcaban la abertura de los ensambles de los hombros» y que se ha resuelto con otro sistema se sujeción con un tornillo metálico que se coge a un sistema de anclaje interior.