La Virgen de la Soledad, en un Vía Crucis
La Virgen de la Soledad, en un Vía Crucis - ROLDÁN SERRANO
HISTORIA

Las «otras» imágenes de las hermandades de Córdoba

En la ciudad existen numerosas obras no procesionales, algunas desconocidas para muchos cofrades

CÓRDOBAActualizado:

Las hermandades cordobesas, a lo largo de los años, han atesorado un enorme patrimonio artístico y devocional. Piezas bordadas o de orfebrería a las que hay que sumar las propias imágenes titulares de dichas cofradías, que son en sí mismas una obra de arte digna de mención. Así las cosas, estas corporaciones cordobesas cuentan en su haber con «otras» imágenes, tallas que son desconocidas para muchos cofrades cordobeses.

Según recoge el libro «La Pasión de Córdoba», publicado hace algunos años por ABC con el patrocinio de Cajasur, algunas cofradías cordobesas disponen de imágenes de diferente origen. En algunos casos se trata de representaciones para el culto destinadas al exorno de las capillas y al incentivo de la devoción de los hermanos. En otros se trata de imágenes pasionistas que pudieron formar parte de la estaciones de penitencia en otro tiempo.

Las otras imágenes del Nazareno

La hermandad de los Dolores conserva en su casa de hermandad un busto de San Felipe Benicio, fundador de la Orden Servita, que recibió culto en el antiguo retablo mayor y que está atribuido a fray Juan Vázquez. Sin embargo, si hay un ejemplo a destacar es el de la hermandad del Nazareno. La cofradía del Jueves Santo conserva varias imágenes que procesionaron en antaño y que dejaron de hacerlo con el tiempo. Se trata de las imágenes de la Virgen de los Dolores o la Soledad, San Juan Evangelista y la Magdalena. La más destacable es la de Virgen, una interesante obra de origen granadino fechada en 1698, donada por el Señor de Villaseca y atribuida a José de Mora.

Por su parte, la hermandad del Resucitado procesionó entre 1952 y 1988 una imagen del siglo XVIII tallada por Francisco de Arellano, que procedía de San Basilio y que fue cambiada por otra de igual iconografía y estética. Asimismo, también hay constancia de que la hermandad de las Angustias tuvo otras imágenes devocionales de interés, algo que aparece documentado en unos antiguos archivos de la corporación de San Agustín.