Virgen de la Piedad, de la hermandad del Prendimiento
Virgen de la Piedad, de la hermandad del Prendimiento - R. CARMONA
HISTORIA

El «nuevo» viejo rostro de la Virgen de la Piedad de Córdoba

En el año 2006, José Luis Ojeda interviene a la Dolorosa y recupera la impronta original

CÓRDOBAActualizado:

En un polémico cabildo, los hermanos del Prendimiento aprobaron la restauración de Nuestra Señora de la Piedad, obra que tallara Juan Martínez Cerrillo en el año 1958. Tras un intenso debate sobre el artista que debía acometer la intervención –se barajó también el nombre de Antonio Bernal- se decidió que fuera José Luis Ojeda Navío el que se ocupara de la restauración de la Dolorosa del Martes Santo.

Una grieta en la mascarilla de la talla aceleró la determinación de la cofradía, que quiso aprovechar para recuperar la impronta original de la imagen mariana, muy modificada tras la restauración del imaginero Miguel Ángel González Jurado en el año 1993. No obstante, esta intervención cambió de manera drástica la fisonomía de la imagen, donde también se sustituyó el juego de manos recuperado por las actuales.

De esta forma, Ojeda tenía en sus manos devolver el aspecto primitivo a Nuestra Señora de la Piedad, que en la Semana Santa de 2006 lucía flamante su nueva –o vieja- imagen.

Hay que recordar que el propio Juan Martínez Cerrillo, poco después de la creación de la titular en 1958, realizó pequeñas intervenciones sobre la Dolorosa pero de menor importancia.