María Santísima de la Encarnación
María Santísima de la Encarnación - VALERIO MERINO
CRONOLOGÍA

Los hechos que han llevado a la hermandad del Amor de Córdoba a su situación actual

La cofradía cuenta con una junta gestora desde 2015 tras la suspensión de las elecciones

CÓRDOBAActualizado:

La hermandad del Santísimo Cristo del Amor se encuentra a la espera de recibir una respuesta por parte del Obispado a la situación de crisis que vive en la actualidad. Una coyuntura que llega tras la dimisión hace unos días del presidente de la junta gestora que regía la corporación desde 2015, Miguel Ángel de la Torre. Estos son los hechos que han llevado a la hermandad del Amor a su situación actual.

En julio de 2015 estaba prevista la celebración de elecciones, con hasta cuatro hermanos de la hermandad dispuestos a optar al cargo de hermano mayor. Sin embargo, el párroco de Jesús Divino Obrero y consiliario de la corporación, Antonio Murillo, no dio validez a ninguna de las candidaturas presentadas, lo que generó una gran polémica. Tal es así, que los últimos cuatro hermanos mayores de la cofradía del Domingo de Ramos presentaron un escrito en el Obispado en el que solicitaban el desbloqueo de las elecciones.

Tras no ser escuchada esta petición, un grupo de hermanos pasó a la acción de forma individual y conjunta para reclamar su derecho a voto en unos comicios. De esta forma, en un escrito dirigido a este periódico, el colectivo expuso que la negativa del consiliario a aceptar a los posibles candidatos había provocado que la «hermandad lleve paralizada desde el mes de julio, envuelta en un proceso denombramiento de Junta Gestora planeado desde el principio». Un hecho que finalmente se acabaría consumando un tiempo más tarde.

Hermandad dividida

Y es que desde 2015, Miguel Ángel de la Torre ha presidido la junta gestora que gobernaba la hermandad del Amor. Un periodo en el que a pesar de que las cuentas están más saneadas y se han ejecutado mejoras patrimoniales, no se ha podido unir a esa masa social que desde hace varios años se encuentra totalmente dividida. De hecho, en todo este tiempo las críticas a la gestora no han cesado por parte de ese grupo de hermanos que se mostró contrario al nombramiento de la misma desde un principio.

Así las cosas, la cofradía del Cerro se encuentra a la espera de una respuesta por parte del obispado en la figura del delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, Pedro Soldado. Una solución que desde la autoridad eclesiástica esperan que sea lo «menos traumática» posible para la hermandad del Amor.