Reina de los Ángeles Gloriosos, del Císter
Reina de los Ángeles Gloriosos, del Císter - ÁLVARO CARMONA
ACTUALIDAD

Las Glorias llenan de color el mes de mayo cordobés

Tres procesiones recorrieron este sobado las calles de Santa Marina, el centros histórico y Ciudad Jardín

CÓRDOBAActualizado:

Mayo es el mes de las Cruces, de los Patios y de la Feria. Pero también es el mes de María. Por esta razón, durante estos días son numerosos los actos religiosos, romerías y procesiones que llenan de fe y color las calles de la ciudad. Y es que, pasada la Semana Santa, las hermandades de Gloria cobran el protagonismo con la jovialidad y devoción popular que caracterizan sus cortejos procesionales.

La Plaza de Capuchinos fue testigo este sábado de una de las procesiones letíficas por excelencia del mes de mayo cordobés, la de Nuestra Señora Reina de los Ángeles en sus Misterios Gozosos, acompañada por décimo año consecutivo de la Banda de Música de María Santísima de la Esperanza. A la hora prevista, la titular gloriosa de la cofradía del Císter comenzaba su desfile procesional ataviada con un manto de terciopelo azul cielo y una saya, a juego con la de su Bendito Hijo, en tono celeste. En cuanto al exorno floral, el paso lucía jarras cónicas de clavel blanco con centros de esta misma flor, completados con gladiolos.

Repertorio clásico

Este año, el paso estrenaba la talla de la peana y la imagen lucía en su fajín un broche en el que un ángel le entrega un capirote a la Virgen, regalo del equipo de Diputación mayor de Gobierno. Acompañada por sus hermanos y devotos, la imagen caminó con un repertorio de corte clásico en el que tuvieron especial protagonismo las marchas dedicadas a los titulares de la hermandad. «La Sangre y la Gloria», «Ángeles, Reina» o «Ángeles del Císter», fueron algunas de las composiciones que sonaron tras el paso de la Virgen. Precisamente, con la última de estas marchas se produjo uno de los momentos más emotivos al paso de la imagen por el antiguo convento del Císter. Por primera vez, no estaban las monjas dentro, aunque la hermandad las tuvo presente en sus rezos.

También por la tarde, desde San Cayetano bajaba la cuesta el Milagroso Niño Jesús de Praga, titular de la Archicofradía del Carmen Coronada, portado por dos cuadrillas de jóvenes, una masculina y otra femenina. Con la alegría que caracteriza a la corporación carmelita, y con los sones de la Banda de Cornetas y Tambores Caído- Fuensanta, el conocido como «Divino Infante» iba acompañado por los niños que este año han recibido su Primera Comunión y varios grupos jóvenes.

Paso del Niño Jesús de Praga
Paso del Niño Jesús de Praga - ABC

En lo que respecta al exorno floral, el paso lucía unas jarras con clavellina y paniculata en color blanco y rojo. De forma previa a la salida, la hermandad celebró una Eucaristía con motivo del sexto aniversario de la Coronación Canónica de la Virgen del Carmen.

Cuando la noche caía, era la Virgen de Araceli la que iniciaba su procesión por el barrio de Ciudad Jardín. Tras varios años sin hacerlo, la última vez fue en el año 2010, la filial de la devoción lucentina volvió a las calles tras la celebración de un triduo en la parroquia que lleva su nombre.

Este domingo es el turno de otras devociones, la de la Virgen de Fátima y la de la Purísima Concepción de Linares Coronada. La primera de ellas recorrerá las calles del barrio al que le da nombre a partir de las 19.00 horas. A esta mismo hora, está prevista la procesión de la Virgen de Linares por los alrededores de su Santuario.