Virgen de Fátima, en su barrio
Virgen de Fátima, en su barrio - VALERIO MERINO
GLORIAS

Fátima y Linares cierran un intenso fin de semana cofrade en Córdoba

Otras tres procesiones tuvieron lugar este domingo del mes de María

CÓRDOBAActualizado:

Más de un siglo después de la primera aparición de la Virgen a unos jóvenes Lucía, Jacinto y Francisco, los devotos de la Virgen de Fátima se cuentan por miles a lo largo de toda la geografía mundial. Córdoba es uno de estos lugares en los que esta devoción a se mantiene viva durante todo el año, aunque de forma especial durante el mes de mayo.

El calendario quiso este año que el desfile religioso de la Virgen de Fátima, desde el barrio al que da nombre, coincidiera con el 13 de mayo, día en el que se celebra su festividad. Una cita llena de color y alegría en la que los niños vestidos de Primera Comunión se mezclan con las mantillas blancas y algunos trajes de flamenca. Distintas formas de honrar a la Virgen pero un mismo sentimiento que traspasa el laberinto de avenidas y calles de esta zona de Levante.

Bajo un cielo azul raso y con una agradable temperatura, el paso con la imagen de la Virgen de Fátima salía de su templo con las maniobras de los portadores, hombres y mujeres, vestidos con camisa blanca y corbata celeste. Tras ello, la música de la Banda de Cornetas y Tambores de Coronación de Espinas, de la cercana hermandad de la Merced. Este año, el trono sobre el que se elevaba la titular mariana lucía un llamativo exorno floral en color blanco y rosa.

La jubilosa procesión con la dulce talla de la Virgen de Fátima por las calles de su barrio fue solo el broche de oro tras la celebración de los cultos religiosos llevados a cabo a lo largo de esta semana en la parroquia. Como colofón, la cofradía letífica celebró en la noche de ayer una Eucaristía de Acción de Gracias tras el regreso de la comitiva al templo.

En Ciudad Jardín también se celebró la festividad de la Virgen de Fátima con una procesión por las calles de este popular barrio desde la parroquia de la Inmaculada Concepción y San Alberto Magno. De esta forma, el Apostolado Mundial de Fátima conmemoraba esta fecha con la participación de la Agrupación Musical de la Sagrada Cena.

Virgen de Linares, en su santuario
Virgen de Linares, en su santuario - ABC

Procesión en el Santuario

Pero las de Fátima no fueron las únicas procesiones gloriosas que se celebraron ayer en Córdoba para cerrar un fin de semana muy intenso para las hermandades. A la misma hora que en Levante, la hermandad de la Purísima Concepción de Linares Coronaba formaba su cortejo en el Santuario de la conocida como «Capitana» y «Conquistadora de Córdoba».

Se iniciaba así una solemne procesión por los alrededores de la colina que rodea la atalaya que mandara construir Fernando III para albergar la imagen de la Virgen de Linares. Previamente, por la mañana, la hermandad de la titular coronada celebró el tercer día de triduo, además de la ofrenda floral.