HISTORIA

La cofradía de la Lanzada que pudo ser y no fue en Córdoba

Un Cristo de Duque Cornejo, ubicado en la iglesia de San Andrés, podría haber sido el titular de una hermandad que no llegó a germinar

Cristo del retablo mayor de la iglesia de San Andrés
Cristo del retablo mayor de la iglesia de San Andrés - ARCHIVO
R. C. M. - abccordoba Córdoba - Actualizado: Guardado en:

A lo largo de la historia de las cofradías, han existido muchos intentos de formar nuevas hermandades. Algunos de ellos consiguieron llegar a buen puerto pero otros, sin embargo, se quedaron en el camino. Una de estas corporaciones fue la de la Lanzada, una organización que comenzó a germinarse entre los años 1942 y 1943. El título que adoptó esta hermandad, según contó en este periódico Antonio Varo en la Cuaresma de 2011, fue el de «Ilustre y Fervorosa Hermandad y Cofradía del Santísimo Cristo de la Sangre (Sagrada Lanzada) y Nuestra Señora de la Concepción en su Amargura».

La comisión organizadora de este nuevo colectivo cofrade, en un primer momento, estaba establecida en la iglesia del Asilo de Madre de Dios. De esto quedó constancia gracias a la invitación a la función en honor de sus titulares, en mayo de 1942, que la corporación envió a las cofradías ya constituidas en aquel momento. Posteriormente, esta misma comisión volvió a intentar la fundación de una cofradía un año más tarde, pero esta vez establecida en la parroquia de San Andrés.

Como señaló Varo, «lo más probable es que pensaran rendir culto a imágenes antiguas ya existentes en alguno de estos templos». Por ello, cabe la posibilidad de que un Crucificado que se encuentra en el retablo mayor de San Andrés, pudiera ser la imagen titular de este colectivo. La talla en cuestión, una interesante imagen de bella factura, es una obra atribuida a Pedro Duque Cornejo o su círculo. Este escultor, pintor y retablista barroco de la escuela sevillana pudo haber realizado esta obra tras los trabajos que realizó para el coro de la Catedral de Córdoba.

De esta forma, queda constatado que en épocas pasadas existieron intentos por crear nuevas hermandades, pero muchas de ellas se quedaron en el camino. Esta cofradía de la Lanzada es un claro ejemplo de lo que pudo ser y no fue.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios