Luis Oliver, a la salida de la rueda de prensa del pasado miércoles
Luis Oliver, a la salida de la rueda de prensa del pasado miércoles - VALERIO MERINO
CONTRATO

Venta del Córdoba CF: Bitton prestó el dinero a Aglomerados con 3 años para devolverlo... y otros flecos

Oliver padre y sus socios en aquella empresa dan el «cash» para la compra del club a González

CÓRDOBAActualizado:

Una de las principales dudas que tenía el cordobesismo y que no ha sido explicada con certeza aún, hasta estas líneas, ha sido quién había puesto o, en su defecto, quién había prestado el dinero a Jesús León y Luis Oliver hijo (Aglomerados Córdoba SL) para comprar las acciones del Córdoba CF a Carlos González (Azaveco SL). La respuesta es que Luis Oliver padre y sus socios en una de sus empresas presta los tres primeros millones de euros a León y su descendiente, según la escritura pública de ese contrato al que ha tenido acceso ABC. Lo hizo, junto a los accionistas de la misma, a través de la popularísima empresa Bitton Sport SL, conocida sobre todo públicamente por el conflicto judicial de largo recorrido que soportó en el Real Betis en la última década.

Luis Oliver Albesa (padre) y los accionistas de Bitton son quienes prestan el millón de euros de la señal del contrato de arras del pasado 20 de diciembre de 2017 el mismo día y el que también había prestado los dos millones que León y Oliver hijo debían entregar el pasado miércoles 10 de enero para formalizar el traspaso de las acciones del Córdoba, pero que González no aceptó por tener dudas de las garantías de cobro. En este caso, lo hizo el 28 de diciembre de 2017, justo el día siguiente de conocer que Prasa había renunciado al derecho adquisición preferente (tanteo).

¿Por qué tenía esas dudas González? Sencillo. Porque la garantía de León y Oliver hijo (Aglomerados) para devolver esos tres millones (y los 5,5 millones pendientes) a Bitton Sport eran las propias acciones del Córdoba CF que estaban comprando en ese momento. Eso suponía, según González, poner en riesgo su cláusula penal en caso de impago. Ésta era, precisamente, la recuperación de las acciones del Córdoba de León y Oliver hijo. Si esas acciones pasasen a Oliver padre por impago del préstamo que éste le hacía a ambos, González no tendría forma de recuperar el control del club.

Eso tiene amplios matices y aristas. Primera, González no planteó ninguna duda sobre las garantías de ese préstamo el pasado 20 de diciembre, a la firma del contrato de arras de venta del club, cuando, a la luz de la documentación que aparece en este dossier, ya debía conocerlo. Segunda, es importante explicar que el plazo para que León devolviese esos tres millones a Oliver padre es de tres años, según recoge el contrato del préstamo.

Es decir, Bitton Sport (de Oliver padre) no podría exigir el impago hasta el vencimiento de los préstamos, que se producen el 20 de diciembre de 2020 para el primer millón y el 28 de diciembre de 2020 para los otros dos millones. Este dato es fundamental. ¿Por qué? Simple. León y Oliver hijo solo dejaban aplazados a González un pago de 5 millones el 1 de julio de 2018 y otro de 0,5 millones el 1 de julio de 2019.

Es decir, si León y Oliver hijo no pagasen, González podría ejecutar la recuperación de sus acciones del Córdoba CF en ese instante. En esos plazos señalados es imposible que Oliver padre, como prestamista de León y Oliver hijo, tuviese ya en su poder las acciones del Córdoba. ¿Por qué? Al no haberse cumplido el plazo de tres años para la devolución de los tres millones no podría aún ejecutar la garantía (las acciones del club) hasta el 20 de diciembre 2020, mucho después de los plazos de pago que León y Oliver hijo deben cumplir.