Sandoval, en la banda de Vallecas
Sandoval, en la banda de Vallecas - AFP
VUELTA A VALLECAS

Sandoval echa un pulso a su pasado con el Córdoba

El técnico madrileño recibió la alternativa en el fútbol profesional gracias al Rayo

CÓRDOBAActualizado:

Sandoval vive estos días «entre dos amores». El entrenador del Córdoba regresa mañana a la que fue su «casa» para medirse a un Rayo Vallecano lanzado hacia la Primera División con un equipo que lucha por la supervivencia en la categoría. De hecho, fue contundente en la sala de prensa al decir que «ellos se juegan el honor de subir a Primera, pero nosotros nos jugamos la vida».

Pero Sandoval sabe que será uno de los focos de atención en la contienda. En la temporada 10-11, fue uno de los artífices del ascenso franjirrojo a la máxima categoría en una temporada que tuvo todo tipo de sensaciones. Por lo pronto, llegó al banquillo del primer equipo tras ascender al filial en junio. Ese éxito le llevó a una reunión en el domicilio de los Ruiz Mateos de Somosaguas en la que terminó recibiendo el encargo.

Y ese Rayo terminó por ascender, pero no sin complicaciones durante el curso. Comenzó bien la temporada en el plano deportivo. Pero se vinieron problemas económicos que acabaron por poner en el disparadero a los Ruiz Mateos. Como ejemplo, hubo algún que otro mes de impago mientras que se procedía a la venta del club y él mismo tuvo que convencer a los jugadores de que subir era la única solución para darle viabilidad al proyecto. Su capacidad para convencer quedó patente porque el Rayo terminó ascendiendo gracias a una imperial racha de diez partidos.

De esta forma, se dio la oportunidad de ser entrenador en Primera División en un equipo en el que tenía como principal estrella a un incipiente Diego Costa. Y volvió a cumplir el objetivo del club de Vallecas: la permanencia. Fue sufrido y casi en el último segundo de la campaña, pero ahí se alió con un especialista en ese tipo de lides como era el caso de Raúl Tamudo. En todo caso, así se puso fin a su etapa en Vallecas. Martín Presas decidió no prorrogar su vinculación dando la oportunidad a Paco Jémez en la máxima categoría.

La medida, inicialmente, no sentó bien entre la afición rayista. Sandoval se marchó con el cariño de la afición, aunque en ese camino terminó erosionando sus relaciones con algunos componentes de la primera plantilla. Entre ellos, Míchel, quien mañana será su adversario en el otro banquillo.

Pero Sandoval tuvo que marcharse iniciando otras fases de su carrera en conjuntos como el Sporting o el Granada antes de volver, aunque esa segunda fase no le salió bien. Curiosamente, sólo con el equipo nazarí tuvo la opción de enfrentarse a un Rayo del que no olvida que «me educó como entrenador y me ayudó a pegar el salto al futbol profesional».

Ese día de noviembre de 2015, su Granada cayó por 2-1 en un partido muy especial para el técnico madrileño. Por lo tanto, ya sabe lo que se siente al jugar en Vallecas defendiendo la otra trinchera. Por ello, no dudó en afirmar que «es una visita en la que yo voy con el Córdoba CF a defender a muerte», ya que «por mucho que quiera al Rayo, me debo a un club en el que en dos meses he vivido más que en cuatro años». De hecho, declaró que «ahora estoy enamorado del Córdoba y tenemos que traernos los tres puntos como sea». Es decir, que por 90 minutos dejará en el cajón un balance de 93 encuentros al frente del Rayo en los que ganó 40, perdió 36 y empató 17.