BALANCE

La responsabilidad del centro del campo en los problemas defensivos del Córdoba CF

Hay varios futbolistas con bajo rendimiento en una línea sin contención

Edu Ramos, en el partido de Liga del Córdoba CF ante el Barcelona B en el Mini Estadi junto a Vitinho
Edu Ramos, en el partido de Liga del Córdoba CF ante el Barcelona B en el Mini Estadi junto a Vitinho - LOF

Hay muchos matices, pero sobre todo hay tres nombres propios sobre la mesa como paradigma del bajo rendimiento, actualmente, del centro del campo del Córdoba CF que afectan a los problemas defensivos del equipo, un problema que no es exclusivo de la línea de defensas.

Son Edu Ramos, Jaime Romero y Sergio Aguza. El pivote defensivo malagueño cuajó un gran partido y marcó en Albacete, en el campo de su exequipo, pero el resto de sus intervenciones han sido mediocres. Sus desaplicaciones defensivas para ayudar y colaborar con los centrales en tareas de contención las ha pagado el colectivo. Pese a sus condiciones defensivas no es un pivote que pise el área. De hecho, en los goles de Borja Iglesias, del Zaragoza, y José Arnáiz, del Barcelona, desde la luna del área ni siquiera está cerca de las acciones para ayudar a la defensa. El trabajo que le encomienda Carrión le lleva tan al límite para recuperar rápido arriba que le cuesta un mundo estar realmente en su posición.

Jaime Romero ha sido, de momento, la gran decepción de la grada, aunque todavía es pronto y tiene mucha temporada para demostrar unas cualidades que nadie pone en cuestión. Su talento ofensivo, sin embargo, le está dando quebraderos de cabeza a nivel defensivo. En la primera jornada partió desde la izquierda y Dani Pinillos sufrió de lo lindo. También brilló en Albacete cuando pasó a jugar desde la derecha. Sin embargo, no le ha dado continuidad frente a Zaragoza y Barcelona B. Todo lo contrario. Su calidad apenas ha aportado desequilibrio en ataque. Además, ese fallo lo ha profundizado con una sensación de poca fe defensiva alarmante. Tanto, que su paso por la derecha ha acabado afectando a Fernández.

Pero si por alguien pasa que triunfe el estilo del Córdoba es por Sergio Aguza. Es un futbolista que, en conjunto, tiene mayor capacidad defensiva junto con más pase vertical entre líneas del centro del campo. Su posición, como volante, le hace indispensable para que la presión adelantada funcione. Sea por el motivo que sea su talento solo ha salido a relucir en la Copa. Es cierto que Carrión lo condenó al banquillo en Albacete y ante el Zaragoza, pero sus intervenciones como titular frente al Cádiz y contra el Barcelona B estuvieron por debajo de su nivel.

La suma de tres valores fundamentales del centro del campo en bajo rendimiento, Edu Ramos, Jaime Romero y Aguza, explican buena parte de los errores defensivos del Córdoba CF, un problema que no recae exclusivamente en la defensa, aunque ahí también haya cuestiones mejorables. Por ejemplo, Carrión ya otorgó la titularidad a Caro por Joao Afonso, aunque el resultado a corto plazo no ha sido el deseado. El domingo la titularidad de Pawel Kieszek podría ser la segunda solución del técnico para mejorar la retaguardia.

A ellos se une que Javi Lara lleva algunos partidos jugando con ciertas molestias musculares. La aportación de Lara a balón de parado y apenas la fe y ganas de Javi Galán se salvan de un desplome en el centro del campo, aunque el pacense solo apareció en ataque contra el Albacete.

Mientras tanto, Álex Vallejo, correcto en la Copa, no ha tenido ni un minuto en la Liga. Incluso, Alfaro, tras una brillante pretemporada, solo jugó de titular contra el Cádiz y fue rápidamente liquidado. Caballero, tras dos jornadas de inicio, tampoco se ha ganado el sitio. Ni Markovic, pese a marcar, ha explotado para ganarse el sitio. Quizás Jovanovic ha dejado signos de esperanza, aunque una «lesión» le ha dejado fuera durante un mes. Esteve, el jugador 22 de la plantilla, apenas está llamado a un papel terciario, como ha quedado patente en este inicio.

Toda la actualidad en portada

comentarios