RELEVO EN EL BANQUILLO

Oltra: motivos de un despido

Los argumentos de Carlos González para prescindir del entrenador valenciano

Oltra, en la banda de El Arcángel
Oltra, en la banda de El Arcángel - VALERIO MERINO
A. D. JIMÉNEZ - @abccordoba Córdoba - Actualizado: Guardado en:

Oltra, el entrenador que más partidos ha durado en la era Carlos González (62), ya no estará esta noche en el banquillo de El Arcángel para dirigir al Córdoba ante el Málaga. Desde fuera se han hecho distintas lecturas, llegando incluso a sorprender el gran respaldo que tenía el valenciano por parte de los miembros de la primera plantilla blanquiverde. Pero ya se sabe que hay nomentos en los que González se vuelve implacable y no dio opción a revocar la decisión pese a la perseverancia del entrenador.

Nueve semanas sin conocer la victoria

Coindiciendo con la llegada de octubre, el Córdoba perdió fuelle, se olvidó de ganar y dejó escapar al Levante y la opción de asentarse en una plaza cómoda en la clasificación. Y esa circunstancia no gustó en la planta noble, algo que quedó patente después de caer ante el Mallorca 0-2. Esa noche Oltra recibió la notificación de de que una nueva derrota le costaría el puesto. Y así sucedió dos semanas después más allá de las sensaciones que dejara el equipo y su cercanía con volver a ganar. Incluso, la temporada anterior aguantó tras una pésima serie de seis derrotas consecutivas en casa u otros tantos partidos sin ganar.

Repetición de los pecados defensivos

La temporada pasada el Córdoba de Oltra pagó a un alto precio su debilidad defensiva. De hecho, fue clave para que no luchara por el ascenso directo. Y, pese a los primeros síntomas de mejoría ofrecidos durante la pretemporada, eso tuvo continuidad en la Liga. Especialmente, en las acciones de balón «parado» que tantos puntos le han costado.

Planteamientos y reacciones deficientes

Sin olvidar que las lesiones le han lastrado en la presente temporada a la hora de confeccionar las convocatorias, lo cierto es que comulgó con la idea del club de contar con una plantilla corta y sin jugadores diferenciales como sí tenía en la temporada anterior. El reflejo se ha visto cuando le han faltado jugadores fundamentales, como podrían ser los casos de Caballero, Domingo Cisma o Deivid. Ahí se quedó sin recursos. Asimismo, sus cambios de sistema para encajar a determinados jugadores no le han reportado las mejores soluciones ya sea antes de los partidos o sobre la marcha. Sólo ante Elche, Numancia o Mirandés consiguió equilibrar contiendas que le salieron mal de salida.

Un finiquito que sí se puede asumir

La temporada pasada estuvo contra las cuerdas en la segunda vuelta, pero le sostuvieron la confianza de la plantilla y también el hecho de que tuviera un contrato de renovación rubricado desde el mes de septiembre. Sin embargo, si vinculación con el club termina el próximo 30 de junio y el coste se entiende que será asumible por los nuevos rectores puesto que no descuadra las cuentas establecidas por la entidad. De esta forma, el nuevo presidente, Alejandro González, podrá trazar a su antojo las nuevas directrices.

El enésimo «escudo humano» del presidente

Carlos González es un especialista en generar cortinas de humo. En plena crisis de resultados, el mandatario encuentra a un responsable de la situación. Curiosamente, de esta forma distrae la atención sobres las publicaciones de las cuentas del pasado ejercicio y presupuesto del presente.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios