Juan Merino da indicaciones durante un partido del Córdoba CF en El Arcángel
Juan Merino da indicaciones durante un partido del Córdoba CF en El Arcángel - VALERIO MERINO
BANQUILLO

Juan Merino, destituido como entrenador del Córdoba CF

Jorge Romero, hasta ahora técnico del filial blanquiverde, se hace cargo de forma interina

CÓRDOBAActualizado:

Juan Merino ha sido destituido como entrenador del Córdoba CF en la tarde del lunes. El comunicado ofrecido ha resaltado «la profesionalidad y buena voluntad» de un hombre que solo ha estado siete encuentros en el puesto. Jorge Romero, hasta ahora técnico del filial, se hará cargo de forma interina mientras que José María García Cuadrado tomará su testigo en el Córdoba B.

El gaditano arribó al Córdoba CF en la undécima jornada liguera para suplir a Luis Miguel Carrión. La dura derrota por 1-5 contra el Nástic de Tarragona en El Arcángel provocó la destitución del catalán y el fichaje de un Merino avalado por su buen hacer en el Real Betis y el propio Nástic. La idea ofrecida por el linense no era otra que la de crecer desde «portería cero», mantener las líneas dentro del campo más unidas y atacar con sentido. Sin embargo, toda esa base nunca llegó a materializarse.

El debut de Merino fue ante el Real Oviedo con tropiezo por 2-0. Pese a que las sensaciones resultaron distintas a compromisos anteriores de Liga, lo cierto es que la derrota volvió a convertirse en el destino más recurrente de la temporada. El primer punto cosechado llegó una semana más tarde ante el Club Deportivo Numancia (1-1). Posteriormente se perdió frente al Lorca FC (1-0), en el tiempo de descuento, y con el Club Atlético Osasuna (0-1) gracias al gol de Xisco Jiménez.

Sin embargo, los dos partidos que marcaron la breve etapa de Merino como míster del Córdoba CF acontecieron frente al Sevilla Atlético y la Cultural y Deportiva Leonesa. Los blanquiverdes sumaron dos igualadas cuando contaban con ventaja tanto en el tanteador como sobre el verde. En la ciudad hispalense, el filial firmó las tablas neutralizando así el tanto de Jona. Ante la disciplina culturalista, del cómodo 2-0 y un jugador más para una hora de choque, se pasó al incomprensible 2-2 final.

La derrota sin paliativos por 3-1 en Huesca y su comparecencia plana ante los medios cerraron el pobre bagaje de Merino como entrenador del Córdoba CF. Jorge Romero tendrá mucho trabajo por delante para que el club intente salvar la plaza en Segunda División.

Razones para su destitución

Tres puntos de veintiuno en juego (ningún triunfo), cinco goles a favor (tres de ellos de penalti) y once encajados (recibiendo en todos los encuentros) han sido los paupérrimos números que deja Merino. El equipo, último clasificado y a seis puntos de la salvación, necesitaba una reacción.

El de La Línea de la Concepción no ha gozado del absoluto respaldo por parte del vestuario del Córdoba CF. En más de una ocasión se ha hablado de la falta de confianza en su trabajo por parte de los «pesos pesados» del bloque. Su forma de proceder, como con dobles sesiones a lo largo de la semana, no convenció a los futbolistas.

Los bandazos ofrecidos por Merino tampoco han ayudado a su continuidad dentro del club blanquiverde. Los constantes cambios de jugadores (hasta seis en el último duelo) y los cuatro sistemas tácticos empleados sin obtener fruto dejaron patente la falta de recursos para poder gestionar la mejoría.

El discurso vacío y la apatía demostrada en los últimos días ha motivado también una destitución que pareció pedir a gritos. La falta de esa «garra», muy característica de su etapa en el Real Betis, y su linealidad le hicieron pasar de «revulsivo» a un entrenador sin motivación para levantar el triste panorama.