ACTUALIDAD

Los enigmas que encierra la Ciudad Deportiva del Córdoba CF

El club quiere realizar unos edificios de difícil encaje urbanístico en la nueva instalación

Obras en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez Sánchez
Obras en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez Sánchez - VALERIO MERINO
JAVIER GÓMEZ - abccordoba Córdoba - Actualizado: Guardado en:

El oscurantismo del Córdoba CF se ha hecho dueño de las obras de remodelación de la Ciudad Deportiva Rafael Gómez. Nadie ha podido entrar en el recinto para comprobar el estado y la evolución de los trabajos que se están realizando en la instalación. La falta de transparencia del club en estas tareas siembran algunas dudas sobre qué está preparando el presidente Córdoba, Carlos González, en el Camino de Carbonell.

Al canario ya se le ha escapado algún comentario llamativo sobre qué está haciendo el Córdoba en una instalación de difícil encaje urbanístico, unos terrenos de propiedad controvertida y unas obras plagadas del más absoluto secretismo. El presidente, después de exponer los campos que llevará el recinto, explicó que «esto se compondrá de un edificio que irá entre los dos campos (de fútbol 11 y césped artificial) para el fútbol base y el edificio del A (por el primer equipo)».

La Ciudad Deportiva Rafael Gómez, en términos urbanísticos, está dentro del Plan Especial del Arenal de la Fuensanta. Forma parte de una zona no urbanizable regulada que se denomina específicamente Camino de Lope García. Esta regulación no impide que se puedan establecer los edificios que pretende la entidad blanquiverde para las categorías inferiores e incluso para el primer equipo, pero con un procedimiento administrativo que no es nada simple.

Para realizar esos edificios necesitaría de un Proyecto de Actuación. Su tramitación no es simple. De hecho, necesita de un año de procedimiento. Además, este tipo de actuaciones obligaría al promotor, en este caso el Córdoba, a pagar una prestación compensatoria del 5 por ciento de la inversión realizada, según explican desde Urbanismo.

En su momento, aquellos suelos eran de Rafael Gómez, que dio nombre a una instalación que siempre usó el Córdoba desde los noventa pero que jamás fue de la propiedad de la entidad blanquiverde. En los años de la detención, juicio y pena de Gómez en el caso Malaya, aquellos suelos fueron adquiridos por el Grupo Tremón, que tenía previsto un macro complejo en aquella zona adjunta a la autovía A-4. Finalmente, la promotora también se hundió.

Sin embargo, el hundimiento de Tremón puso de nuevo la cuestión en controversia. Los bancos, principales acreedores de Tremón, absorbieron aquellos suelos como pago por las deudas. En cualquier caso, hay versiones opuestas al respecto. El Córdoba asegura que ha negociado con el Banco Popular para comprar esos terrenos, como legítimo propietario, aunque no tiene esos terrenos inscritos a su nombre. Curiosamente, hay otra versión al respecto de fuentes muy cercanas al gobierno municipal. Según las mismas, la Ciudad Deportiva pertenece a tres bancos, entre los que estaría el Popular pero no exclusivamente.

En cualquier caso, el oscurantismo de las obras que se están llevando a cabo en la Ciudad Deportiva es poderosamente llamativo. El viernes se inauguró el primero de los nuevos campos de césped artificial del recinto. Fue en un acto privado de los altos cargos del club y empleados cercanos al presidente en un partido de dos equipos infantiles del club. Mientras, el primer equipo lleva un mes entrenando allí a puerta cerrada. Esta semana, al completo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios