VISITA

Daniel Onega reactiva su leyenda

El centrocampista argentino regresa a Córdoba 40 años después de su etapa como jugador

Onega, durante la rueda de prensa
Onega, durante la rueda de prensa - VALERIO MERINO

Onega está en Córdoba. El mito blanquiverde de los años 70 regresó ayer después de casi 40 años para reencontrarse con antiguos compañeros como Manuel Garrido o Carmelo Salas, quienes le acompañaron en sus primeras horas.

El argentino rememoraba que «hoy, como entonces, llegué en tren». Entonces, le emocionó saber la expectación que generó entre los aficionados porque «no me habían visto jugar». Pero en ese momento le impactó una ciudad que cuatro décadas después «ha cambiado para bien».

Asimismo, dejó a las claras que «si estoy en Córdoba es porque me trataron muy bien» durante las cuatro temporadas en las que estuvo como blanquiverde. Y ese recuerdo le dejó marcado hasta el punto de que «estoy al tanto de los resultados del Córdoba al instante gracias a las redes sociales». Incluso apuntó que «tuve el honor de ser elegido capitán». Los aficionados del Córdoba lo tienen entre los mejores jugadores de la historia por su capacidad para el golpeo de balón. Onega apuntó que «no soy el indicado para hablar de eso, pero me quedo que un compañero como Urbano dijo que fui el mejor con el que jugó». Evaluándose a sí mismo, Onega apuntó que que «era un jugador inteligente».

Por su calidad, siempre se dijo que era todo un lujo para un equipo de Segunda División de la época. Sin embargo, justificó los motivos que le llevaron al Córdoba después de pasar a la historia del fútbol mundial tras batir el récord de goles de una edición de la Copa Libertadores con 17 dianas. Onega desveló que «Miguel Muñoz vino a buscarnos en el 66 para que ficháramos por el Madrid, pero no se dio porque cerraron el cupo de extranjeros tras el Mundial de Inglaterra de ese año». Por ello, emergió la figura de Rafael Campanero, quien se presentó con la intención de ficharlo. Tras una ronda de consultas, recordó que le dijeron que «si en España o en Italia no ibas a los grandes de Primera, era mejor jugar en Segunda».

Y ahí se le presentó un reto que no pudo cumplir porque «me hubiera gustado ascender», algo que tuvo cerca en la temporada 74-75. Pero, como otros protagonistas de la época, apuntó que «hubo cosas raras porque le ganamos los dos partidos al Sevilla, pero terminaron ascendiendo ellos». Volviendo al fútbol actual, reconoció que «hubiera ganado mucho más dinero en estos días de como Messi o Ronaldo».

Toda la actualidad en portada

comentarios