Los jugadores del Córdoba celebran la victoria ante e Lorca
Los jugadores del Córdoba celebran la victoria ante e Lorca - VALERIO MERINO
LA PREVIA

El Córdoba ante el vértigo de depender de sí mismo

Fernández sustituye a Reyes en la convocatoria de cara al partido ante Osasuna

CÓRDOBAActualizado:

Dice Luis Oliver, el director general-deportivo del Córdoba, que el partido ante Osasuna no lo tiene presupuestado en las cuentas de la salvación. Y, probablemente, muchos blanquiverdes tampoco, por aquello de que se mide un potencial aspirante a subir contra un conjunto que a día de hoy sería de Segunda B.

Sin embargo, los designios del fútbol son tan caprichosos que la lógica no tiene un lugar fijo en sus convocatorias. Así, se puede ver que el conjunto rojillo, que históricamente ha estado vinculado a su fortaleza en El Sadar, esta temporada no pasa de números normalitos como local. O, en clave cordobesista, que vuelve a ser el rey de lo imposible hasta el punto de que si gana podría salir del descenso, algo que le ha acompañado desde el mes de noviembre.

En sí, ésa podría ser la gran motivación del Córdoba de cara a este partido. Sin embargo, también entraña su riesgo. Porque ahora llega el momento de la presión, de verlo cerca, acariciarlo, tocarlo… De hecho, sólo hay que remontarse al partido del Lorca, en el que costó sobremanera ganar. Con todo, quedan pocas dudas de que estamento por estamento del cordobesismo habría aceptado esta situación en este partido de Pamplona.

Sin embargo, el Córdoba tiene un problema considerable. Y no es otro que se va a presentar sin José Antonio Reyes. Lesionado tras recibir la enésima falta de las que recibe en cada partido, el utrerano no ha arriesgado con vistas a estar en partidos donde los puntos tienen casi en rango de obligatorios, como serán los siguientes ante el Sevilla Atlético o la Cultural.

Sin Reyes, quien fue sustituido en la lista por Fernández, el Córdoba pierde a su factor diferencial. Y lo malo es que se suma a las bajas de Javi Lara y Alfaro. Por lo tanto, pierde un porcentaje importante de creatividad. De hecho, esta situación podría llevar a Álvaro Aguado, la nueva sensación de la plantilla, a jugar por detrás de Guardiola y completamente liberado para ejecutar el último pase.

De paso, no es de extrañar que Sandoval adopte un perfil más compacto en el centro del campo. Es decir, situar a Jesús Valentín junto a Edu Ramos para poner más diques a uno de los equipos que tienen más talento arriba de la categoría. Y más si entre ellos está Xisco, ese viejo conocido de la parroquia blanquiverde y que se caracteriza por ser un gran dominador del juego aéreo.

En cuanto a Osasuna, las bajas de Unai García y Clerc le obligarán a modificar la defensa con las entradas de Aridane y Lillo, quien llevará a Flaño al lateral izquierdo. Además, Lucas Torró, quien también sale de sanción, estará en el centro del campo en lugar de Arzura. Todos ellos escoltando a Xisco, Quique y David Rodríguez, quienes, probablemente, sean la mejor tripleta de la Liga más allá de lo que digan los números. En parte, lo mismo que ocurre a Osasuna en la temporada.