Kieszek, en un entrenamiento
Kieszek, en un entrenamiento - VALERIO MERINO
PLANIFICACIÓN

La continuidad de Kieszek en el Córdoba depende de la salvación

El club libera al meta polaco de la renovación automática por 30 partidos disputados

CÓRDOBAActualizado:

Pawel Kieszek se ha convertido en un ídolo del cordobesismo. Sus espectaculares lances, al tiempo que efectivos, le han valido para significarse como uno de los porteros más valorados de la Segunda División y eso le convierte en uno de los productos más apetecibles del mercado de cara a la próxima temporada.

Porque el polaco, a día de hoy, es un jugador «libre», si bien tiene multitud de matices esta expresión. Por lo pronto, el jugador se sentó a negociar con el club que le levantara la cláusula de rendimiento que tenía con el Córdoba y que le obligaba a renovar por una temporada más en el caso de disputar 30 partidos de Liga. Esta medida era frecuente en la etapa de Emilio Vega en la dirección deportiva del club con el fin de evitar relajación entre los jugadores.

Tal circunstancia se cumplió el pasado domingo en el partido frente al Lorca. Tras estar fuera del equipo en las cuatro primeras jornadas de competición, Kieszek lo ha jugado absolutamente todo. Y lo más importante es que se trata de una pieza capital para el Córdoba, pese a rezar como uno de los porteros más fiables de toda la Segunda División.

Para tranquilidad de Kieszek, la dirección del Córdoba aceptó la condición del portero polaco. Es decir, pese a llegar a los 30 partidos disputados él es libre para decidir su futuro. De hecho, esta situación no es nueva. Porque Kieszek, cuando aún el club estaba regido por los González, también intentó llegar a un acuerdo para que se le liberara de esta situación, pero recibió una negativa por respuesta.

En aquellos momentos, como también le sucedía a otros componentes de la primera plantilla, no estaba a gusto con el modelo de gestión de la sociedad, que tenía un reflejo en todos los ámbitos del club. Sin embargo, la situación ha experimentado un giro radical en los últimos tiempos. Kieszek, además de querido por parte de la afición, se siente valorado por los actuales responsables del consejo de administración.

Por lo tanto, todo hace indicar que la continuidad de Kieszek en el Córdoba dependerá fundamentalmente de varios factores. El más determinante es el deportivo. El equipo debe garantizarse una plaza en Segunda División y para ello ha de remontar los dos puntos que ahora tiene de desfase respecto a la salvación que marca el Barcelona B con 37.

En tal caso, Kieszek está dispuesto a escuchar la oferta del Córdoba. Semanas atrás, coincidiendo con el anuncio de la renovación de Sergi Guardiola, Luis Oliver, director general-deportivo de la entidad blanquiverde, anunciaba su idea de que querían que los contratos estuvieran en función al rendimiento sobre el terreno de juego.

Con todo, también hay otro factor que puede jugar en contra del Córdoba. Tras pasar la mayor parte de su carrera deportiva en Portugal, Kieszek sabe que sus actuaciones con el Córdoba podrían abrirle las puertas de algún equipo de Primera División en España, la aspiración que le llevó hasta la entidad blanquiverde en verano de 2016.